Saltar al contenido
20
May

Cristina Kirchner lanza una bomba sobre las elecciones

Actualizado: 20/05/2019 12:32

Los argentinos despertaron el pasado 19 de mayo con una gran sorpresa política. Se trató del anuncio de la candidatura de Cristina Kirchner a la vicepresidencia de Argentina.

A las 9 de la mañana, la ex presidenta colgó en su cuenta de Twitter un discurso de casi 13 minutos. Fue leído sobre un fondo de imágenes, para dar a conocer una decisión que nadie había imaginado ni como hipótesis descabellada:

“Le he pedido a Alberto Fernández que encabece la fórmula que integraremos juntos. Él como candidato a presidente y yo como candidata a vice, para participar en las próximas elecciones. Las primarias, abiertas, simultáneas y obligatorias”.

Cristina Kirchner a la vicepresidencia

Fernandez concurrirá detrás de Alberto Fernández, que fue jefe de gabinete durante el mandato de Néstor Kirchner. Ocupó el mismo cargo durante un año, bajo la propia Cristina Fernández.

La ex presidenta dejó atónita a toda la clase política, gobierno incluido, con un anuncio tan inesperado como inusual. Por primera vez en la historia, fue la aspirante a la vicepresidencia quien anunció una candidatura presidencial. El “ungido”, Alberto Fernández, hablará por primera vez ya como aspirante el lunes en Santa Cruz, la provincia patagónica de los Kirchner.

Alberto Fernández utilizó las radios y las redes sociales para explicar que su antigua jefa le había convocado el miércoles. Ahí le había propuesto la fórmula Fernández-Fernández, que él aceptó de inmediato. También a través de las redes se declaró dispuesto a trabajar para:

“Devolver la dignidad a los millones de argentinos y argentinas que este gobierno sumió en la marginalidad y en la pobreza”.

La noticia dejó descolocada a la clase política. El peronismo federal, moderado, que tiene previsto reunirse la semana próxima en torno al recién reelegido gobernador de Córdoba, Juan Schiaretti. El cual deberá decidir si mantiene su proyecto de “tercera vía” o se suma al proyecto Fernández-Fernández.

Fuente: El País