Saltar al contenido
2
Ago

¡Degenerado! Cura viola a monaguillo de 16 años y así lo pillan

Actualizado: 02/08/2019 17:41

La perversión de los líderes religiosos se sale de control en Colombia. De acuerdo con los medios locales, un sacerdote violó a uno de los monaguillos, de solo 16 años, de su iglesia el pasado 27 de julio.

Como José Alejo Gélvez Vega fue indentificado el agresor. El mismo era el párroco de la iglesia San Antonio de Padua de El Zulia y rector del colegio Marco Fidel Suárez, ubicado en el Norte de Santander.

Violación a monaguillo en Colombia

Según publicó el diario La Opinión de Cúcuta, el joven estuvo durante la noche del sábado en un evento religioso, aprovechando que pertenece a la iglesia como acólito. Sin embargo, promediando la medianoche intentó ingresar a su vivienda, sin lograr que sus papás escucharan los llamados en la puerta, por lo que decidió regresarse a la casa cural, donde estaba el padre Gélvez.

Al parecer, el cura recibió al menor y en medio de la confianza, le dio a beber unas cervezas, presuntamente con el fin de embriagarlo y de esta manera cumplir sus propósitos.

«Un grito proveniente desde la casa cural alertó a un transeúnte. El hombre asustado le informó a los policías de la estación que está ubicada a pocos metros de la casa cural, por lo que los uniformados arribaron al sitio, alumbraron hacia una habitación y vieron al menor pidiendo ayuda.

El cura fue apresado por las autoridades y se está realizando una dura investigación.

Los uniformados conocieron que cuando la víctima estaba en la cocina, el agresor empezó a acariciarle el cuello. Tras la insistencia del sacerdote, el joven quiso salir de la casa, pero el religioso lo jaló y subió al segundo piso de la vivienda. Luego, lo obligó a entrar a una de las habitaciones, donde lo abusó sexualmente.

Una vez los policías conocieron el hecho, ubicaron a la familia del adolescente. De inmediato lo trasladaron al Hospital Erasmo Meoz, donde fue sometido a exámenes de rigor que evidenciaron la violación. Uno de los familiares del joven, del cual no se reveló su identidad, asegura que está deprimido y desechó la idea de ser sacerdote.

“Llegó (la víctima) en la madrugada del domingo y me tiró el rosario que siempre llevaba puesto. Me dijo que ya no sería sacerdote, que ya no creía en nadie. Ya no quiere estudiar ni salir a la calle, porque se deprime. Es un dolor grande, pero hay que seguir la vida”, dijo un familiar del menor.

Fuente: Panorama