Saltar al contenido
26
Nov

Datos estremecedores del asesinato de Sara de Celis a manos de su novio colombiano

Las islas Canarias se estremecen con un espantoso crimen durante la celebración del día internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer. El asesinato de Sara de Celis García a manos de su pareja, Jaime Bautista Henao, enturbió el ambiente en Tenerife.

Los hechos ocurrieron de madrugada y después de una fuerte discusión en la vivienda familiar que la víctima compartía con su abuela y su pareja. El lugar se ubica en la calle El Saltadero, en San Isidro, en el municipio de Granadilla de Abona.

Así fue el asesinato de Sara de Celis García en Tenerife

Poco después de las seis de la mañana, en una de las viviendas de la calle El Saltadero, una mujer escucha una fuerte discusión entre su nieta y su pareja.

Ella es Sara y tiene 26 años; él se llama Jaime, es colombiano y tiene 29. Ambos llevan poco más de un año saliendo y viven en casa de la abuela de la joven. Ante el aumento de los gritos, la mujer decide acercarse a la habitación de Sara y Jaime.

Lleva un cuchillo en la mano; no sabe qué se va a encontrar. Cuando abre la puerta, Jaime le arrebata el arma y consigue agredir a Sara, quien había alertado ya de la situación a través del 016. Pero la Policía no llegó a tiempo. Ella cae al suelo. Está muerta.

El asesinato de Sara de Celis García se produjo este lunes, precisamente el día que se conmemora la lucha contra la violencia de género, que con ella ya acumula 52 asesinadas.

Jaime parecía gentil

Cuando Jaime llegó a Tenerife se mudó junto a Sara. En su país, había tenido una novia con la que había pasado tres años de su vida. «Era súper detallista, de esos que llevan flores y chocolate y hacen mucho por ti», afirma una de sus amigas.

Ninguno de ellos tiene una mala palabra ni una opinión distinta sobre el joven. «Jaime tenía muy buen humor», asegura otro amigo cercano.

Pero parece ser que esa imagen apacible era muy diferente a la que mostraba realmente cuando estaba con su pareja.

La joven española fue asesinada por su novio colombiano en Tenerife

La joven asesinada por su novio colombiano en las Canarias

«Era muy inteligente y un poco tímida; le encantaban los animales», afirma una excompañera de clase de la víctima. Sara estudió un Grado Superior de Administración y había sacado una plaza en un proyecto formativo del Centro de Excelencia de Desarrollo e Innovación que se lleva a cabo en su localidad.

Aunque originarios de León, la familia llevaba tiempo viviendo en Granadilla. Él -colombiano- había llegado hacía poco tiempo a Tenerife después de estudiar una licenciatura.

La joven, de orígenes leoneses, llevaba toda su vida viviendo en Granadilla y, desde hace un tiempo, residía junto a su abuela y su pareja Jaime. Él, natural de Medellín (Colombia), había estudiado idiomas en la Universidad Pontificia Bolivariana. Fue el único graduado con honores de su promoción entre los 86 alumnos.

En abril de este año, sus amigos dejaron de verle por Medellín. Era como si se le hubiera tragado la tierra. Al cabo de unos meses, dio señales de vida a través de su perfil de Facebook. Había dejado Colombia para mudarse hasta España; más concretamente, ahora residía Tenerife.

Conoció a una chica a través de un portal de citas y recorrió los más de 6.600 kilómetros que separan el continente americano y europeo. Esa chica era Sara. Sus compañeras de clase la recuerdan con cariño.

«Era una persona tímida, muy inteligente y buena», apunta a este diario una de ellas. A principios de este verano, decidió incorporarse a un proyecto formativo del Centro de Excelencia de Desarrollo e Innovación (CEDeI) perteneciente al Instituto Tecnológico de Energías Renovables.

Con información de La Vanguardia y El Español