Saltar al contenido
9
Jul

¡De pesadilla! Las cazaba con un buen trabajo para después abusar de ellas

En horas de la mañana de este martes, la Policía Nacional detuvo en Burgos a un hombre de 45 años como supuesto autor de la violación de una joven en Madrid.

El agresor al parecer engañó a su víctima con una falsa oferta de trabajo, en concreto para ser recepcionista de un spa erótico. Lugar en el que luego se produjo la agresión sexual.

A través de un comunicado, se detalló que localizaron a más posibles víctimas de ese hombre, la mayoría «no interpuso denuncia por vergüenza, miedo o sentimiento de culpabilidad».

Le puede interesar: Un Policía Nacional es detenido por un macabro crimen (Video)

El pasado mes de abril, la Policía averiguó que un hombre utilizaba foros y conocidas páginas de búsqueda de empleo para publicar anuncios de falsas ofertas de trabajo para camareras, recepcionistas o masajistas.

Eran anuncios con un componente erótico y un sueldo elevado. Cuando las candidatas llamaban para interesarse por el puesto, una supuesta secretaria, les solicitaba por WhatsApp fotografías de ellas desnudas o con la menor ropa posible.

Varias víctimas y mismo «modus operandi»

Una joven se puso en contacto con la Policía Nacional para interponer una denuncia por una agresión sexual que sufrió hace unos cuatro años. El agresor resultó ser el hombre investigado, que utilizó el mismo «modus operandi».

Las mismas fuentes explicaron que se trasladaron hasta las dependencias de la Comisaría Provincial de Málaga para oír en declaración a la víctima.

Cuando trató de obtener más información acerca del puesto, una supuesta empleada contactó con ella y le indicó que el trabajo consistía en la recepción de clientes en un spa erótico. Además, podía realizar si quería algunos masajes eróticos a ciertos clientes sin que éstos pudieran tocarla; un servicio por el que cobraría unos 2.000 euros.

La cita con el supuesto jefe se concretó dos días después en una boca del Metro de Madrid, y desde allí fueron a un spa erótico. Una vez en su interior, y aprovechando que no había nadie más en ese momento, le indicó que tenía que tocarle para ver como se desenvolvía en el ambiente, a lo que la víctima se negó.

En ese momento fue cuando el individuo procedió a la violación. De acuerdo al testimonio de la mujer, explicó que presa del pánico y totalmente bloqueada, se sometió a la agresión por el miedo a que pudiera hacerle algo peor y que solo era capaz de llorar y de desear que aquello terminara.

Tras varias gestiones, los agentes localizaron al hombre en la capital burgalesa y le arrestaron como presunto autor de un delito contra la indemnidad sexual, pasando a disposición del Juzgado de Instrucción de Guardia de Burgos.

Fuente: 20 Minutos