Saltar al contenido
efectos de la luna opuesta a mercurio
9
Ene

Debes saberlo: Pronto la luna estará opuesta a Mercurio y esta será su influencia

El primer mes de 2019 inicia con un estallido de energía muy particular que influirá en cada signo zodiacal de forma especial. Primero vino la temporada de Eclipse, ahora llega la Súper Luna de Sangre, para después seguir con una serie de eclipses Cáncer-Capricornio. Igualmente vendrá una Luna llena conocida como Luna lobo sobre el majestuoso Leo. Por si fuera poco, la Luna estará opuesta a Mercurio e incidirá en los estados de ánimo.

Ya que Leo y Acuario están en su máximo esplendor, es momento de reflexionar todo lo que has logrado, sin importar tu signo. Piensa sobre ese crecimiento que has tenido sobre tu individualidad y expresión creativa y piensa cómo has podido compartir esto con el resto del mundo.

Al final, la súper luna de sangre 2019 de este mes, y el eclipse lunar total, también es una poderosa culminación para todos nosotros. En primer lugar, la energía de Leo-Acuario nos obliga a aprovechar nuestra verdad interior para compartirla con las masas.

Saliste de tu caparazón y te lanzaste sin miedo, fuera de tu zona de confort en varias ocasiones. Has encontrado talento, sabiduría, arte y expresión individual en ti gracias a estas energías zodiacales.

Ahora, la lunación de este mes se llevará a cabo el 21 de enero, exactamente a las 12:16 a.m, y se convertirá en un cuadrado de Urano eléctrico. Estos cuadrados suelen ser desafiantes, por lo que esto podría provocar cierta inquietud, reacciones impulsivas y cambios de humor en general.

Efectos de la Luna opuesta a Mercurio

Sin embargo, con eso, también podría haber algunas oportunidades sorprendentes. Este mes la Luna también se opondrá a Mercurio, el planeta de la comunicación y el pensamiento. proceso, por lo que algunos de nosotros podríamos experimentar tensión nerviosa e incertidumbre general.

Reflexiona sobre lo lejos que has llegado y disfruta de los logros de tu viaje de eclipse. Deja que el resto juegue por su cuenta.

Fuente: Nueva Mujer