Saltar al contenido
11
Ene

Delatar al “Chapo” casi lo mata de nervios

Dos veces terminó en el hospital el colombiano Christian Rodríguez, de 32 años, cuando colaboraba con el FBI como testigo del gobierno estadounidense en el juicio del exjefe del cartel de Sinaloa Joaquín “Chapo” Guzmán y su exjefe de comunicaciones.

A los veintipocos años, Rodríguez  ya había ganado medio millón de dólares a cambio de blindar las comunicaciones de la familia colombiana de narcotraficantes Cifuentes y del capo mexicano ‘Chapo’ Guzmán. Esto le costó crisis nerviosas, hospitalizaciones y electroshocks en el 2013 según contó ayer al jurado.

Parte del estrés, reveló, se debía a que tenía dos familias paralelas, ambas con hijos, y que una de ellas no estaba al tanto de la existencia de la otra.

Rodríguez comenzó a trabajar en la seguridad de las comunicaciones para los Cifuentes en Colombia en 2008, y a través de ellos conoció al Chapo ese mismo año y comenzó a trabajar para él.

“Tenía demasiado estrés sobre mí”, dijo al jurado Rodríguez, que aún toma medicación y sigue una terapia. “Me dieron terapia electroconvulsiva”, añadió, pero dijo que no le afectó su memoria lejana, sino apenas la del día antes y el día después del tratamiento.

Contó también que cuando estaban en las montañas de Sinaloa y el Ejército llegó a capturarlos y les tocó caminar durante tres días por la Sierra.

Fuente: AFP