Saltar al contenido
Capas de la Tierra
15
Feb

Descubren la existencia de un mundo interno bajo la corteza terrestre

Actualizado: 15/02/2019 15:50

Un equipo de científicos encontró  un conjunto de montañas gigantes, más grandes que el Everest, bajo la corteza terrestre a 600 kilómetros de profundidad.

Un equipo de científicos de la Princeton University descubrierón un grupo de enormes montañas en las profundidades de la Tierra, y podrían ser más grandes que cualquier cosa que exista sobre la superficie.

Esta cadena montañosa se encuentra a más de 600 kilómetros de profundidad, por debajo de la corteza de nuestro planeta, en una región misteriosa que se denomina manto.

Montañas muy diferentes a las de la superficie

De acuerdo a los científicos, las montañas anteriormente ocultas, no se parecen en nada a las que tenemos en la superficie, y serían tan altas que incluso superarían al Everest. La Dra. Jessica Irving, de la Princeton University, dijo en un comunicado:

«Es difícil compararlas con las montañas que vemos en la superficie. Este es un límite sólido-sólido, con sólido arriba y sólido abajo. Podrían ser tan grandes como el Everest, y quizás incluso más grandes”.

En lugar de una cresta que sobresale con un montón de espacio libre arriba, los picos se alzan contra otras capas de roca, como los dientes de dos peines que se amontonan.

Las montañas existentes en el manto terrestre serían tan grandes o superiores en altura al Monte Everest.

Un terremoto ayudó a descubrirlas

El equipo de la Dra. Irving examinó las montañas utilizando lecturas sísmicas tomadas durante un fuerte terremoto que sacudió a Bolivia en 1994.

El terremoto de magnitud 8.2 estalló a más de 600 kilómetros debajo de la superficie de la Tierra. A este evento se le denomina «terremoto profundo», y a pesar de ser muy poderoso no causó muertes.

Las ondas sísmicas producidas por el evento se dispersaron a través de las capas internas de la Tierra, dando a los científicos una visión única de la composición del planeta.

Esto se debe a que las ondas reflejan o cambian de forma a medida que pasan a través de objetos de diferentes densidades, lo que permite a los científicos mapear lo que se esconde bajo nuestros pies.

El Dr. Wenbo Wu, miembro del equipo, dijo en un comunicado:

«Las ondas de dispersión llevan la información sobre la rugosidad de la superficie”.

Capas de la Tierra

La Tierra está dividida en cinco capas internas: el núcleo interno, el núcleo externo, el manto inferior, el manto superior y la corteza.

La Tierra está dividida en cinco capas internas.

La investigación

Para el nuevo estudio, los investigadores examinaron el límite entre el manto superior e inferior, a unos 660 kilómetros por debajo de la superficie de la Tierra.

Sobre la base de las ondas sísmicas recogidas durante el terremoto de Bolivia, sus cálculos mostraron un límite sorprendentemente aproximado.

Al igual que la superficie de la Tierra tiene fondos oceánicos lisos y montañas masivas, el límite tiene áreas rugosas equivalentes a cordilleras montañosas, así como parches lisos.

Si bien el equipo no pudo calcular la altura exacta de las montañas, existe la posibilidad de que sean más grandes que cualquier otra cosa en la Tierra.

Se necesita más investigación para comprender qué tan altos son, lo que requerirá algunos terremotos profundos más masivos.

El estudio podría ayudar a los científicos a comprender mejor cómo se formó la Tierra hace miles de millones de años.

También revela que puede haber más en las capas internas de nuestro planeta de lo que los científicos habían supuesto.

Este es sin duda alguna un gran hallazgo, que no solo permitirá descubrir la estructura interna de nuestro planeta, también nos ha permitido conocer de la existencia de un mundo interno, totalmente complejo, repleto de accidentes geográficos, relieves, llanuras y tan intrincado como es la superficie.

¿Qué más se podría ocultar bajo la corteza de la Tierra? ¿qué mundos internos y hasta posible vida intraterrena podrían existir allí? ¿tenía razón Julio Verne?

Los hallazgos del estudio científico han sido publicados en la revista Science.

Fuente: Código Oculto