Saltar al contenido
15
Sep

Doña Letizia llega a los 47 años con tremendos problemas encima (Detalles)

La prensa, los españoles y el mundo tiene claro que la esposa del rey de España no está en su mejor momento de popularidad. Por lo que los medios resaltaron que en el cumpleaños 47 de la reina Letizia, celebrado este 15 de septiembre, le llega con más dolores de cabeza que de gracias.

La consorte tiene un montón de ‘problemas’ en la cabeza que le estropean la sonrisa que se esfuerza en lucir en cada aparición pública. Pero, ¿qué es lo que preocupa a la esposa de Felipe VI? La prensa española ofrece una lista de agravios, que aseguran que no son derivados de soplar velas y acercarse a los cincuenta.

Detalles resaltantes del cumpleaños 47 de la reina Letizia

El entorno familiar es lo que le hace la vida menos llevadera a la experiodista. Por una parte, la operación de corazón de Juan Carlos hizo que esté permanentemente instalado en el palacio. Esto es complicado para Letizia ya que la relación entre ambos es peor que inexistente:

«Tan mala que el Rey emérito se marchó de Palma justo un día antes de que llegara Letizia. No quiere estar con ella ni al revés». Incluso la visita que la reina hizo al patriarca de los Borbones en el centro médico fue una maniobra estética, de hecho se dice que no estuvo ni en la habitación anexa.

visita de doña Letizia al rey Juan Carlos
El rey emérito Juan Carlos es un problema para Letizia debido a su mala relación.

Los compromisos de la princesa Leonor

Pero si la presencia del suegro en casa le turba, todavía lleva peor la inminente exposición pública de la Infanta Leonor. La joven está a punto de cumplir 15 años y ya tiene unos cuantos compromisos en actos oficiales. Esto le quita el sueño a Letizia.

Además de esto, la heredera de la corona española pasará de ir a la escuela con la banderita de España a entregar en octubre y por primera vez en su vida los premios Princesa de Asturias, herencia de su madre.

viaje de Leonor y Sofía
Las infantas ya tienen compromisos oficiales que no puede evitar y esto preocupa a doña Letizia.

La niña se ha hecho mayor y empieza a escapar del ala protectora materna, y todos son nervios. Después vendrá una nueva cita, junto a su hermana Sofía, que en noviembre debutan en Catalunya. Una cita marcada en rojo, mayúsculas y signos de exclamación y alerta, con motivo de los premios Princesa de Girona.

Estos son algunos de los motivos del nerviosismo de la reina, que tampoco puede perder de vista lo que hace su (explosiva) sobrina Carla Vigo o el romance de su hermana Telma con un hombre casado. La familia es un regalo (envenenado) para Letizia. El problema: No poder controlarla.

Fuente: El Nacional de España