Saltar al contenido
embarazada degollada en España
11
Jun

El espeluznante caso de la mujer embarazada localizada muerta en España

En horas de la mañana de este martes, se localizó el cuerpo de una mujer embarazada degollada en España, específicamente en la población valenciana de Xàtiva.

La Policía Nacional está investigando la muerte de una mujer de 36 años, de origen rumano, quien estaba embarazada de seis meses y yacía desnuda en su cama. Ha sido su pareja sentimental quien ha avisado a la policía.

Según su versión, cuando llegó a su casa, en la céntrica calle Francisco Gozalbes, encontró el cuerpo sin vida de la mujer, según apuntan fuentes policiales.

También te puede interesar: Consternador asesinato de la embarazada Luyana Corredor en Cúa (Detalles)

De momento no hay ningún detenido y las fuerzas de seguridad no descartan ninguna hipótesis. La policía ha comprobado que no había ninguna denuncia por malos tratos en el seno de la pareja.

Identificación de la joven embarazada degollada en España

La mujer fallecida se llama Isabel Elena Raducanu. Los vecinos de la finca, que han podido acceder a sus viviendas, con el paso cortado por la policía, la habían visto varias veces pero como viven en el primer piso no compartía el ascensor, comentaba Francisco, que vive en el séptimo.

Vivía alquilada desde hacía unos meses con su pareja, quien ha llamado a emergencias al llegar a casa. Unos vecinos han asegurado que han oído gritos en el patio de la finca.

No es la primera vez que esto sucedía. Pero la pareja hacía su vida y no mantenía apenas relaciones con el vecindario. El hombre es español de un pueblo cercano a Xàtiva.

Otros casos parecidos en España

La muerte se produce justo un día después de que un hombre asesinara a su pareja, Beatriz Arroyo, en la localidad también valenciana de Alboraia.

Arroyo, de 29 años, se ha convertido en la 999 víctima de violencia de género desde que en 2003 se iniciara el recuento oficial. El supuesto homicida, de 48, se suicidó saltando desde el balcón de su casa, situada en un quinto piso de la urbanización costera Port Saplaya.

Fuente: El País