Saltar al contenido
asesinato de Vianca Alejandra Roca
12
Jul

El hórrido asesinato de Vianca Alejandra Roca a manos del hombre que amaba

Detrás del asesinato de Vianca Alejandra Roca a manos de Joel P. hay una cruel historia. La joven sufrió un traición mortal por parte del hombre que amaba, con el que se casó para que él obtuviera la nacionalidad.

El asesinato de Vianca Alejandra Roca

Vianca llevaba años dándolo todo sin esperar nada a cambio. Quería a Joel. Estaba enamorada y le importaba poco lo que sus familiares o amigos dijeran u opinaran de su relación. Confiaba en él.

Por eso, cuando le pidió que se casaran para obtener los papeles, ella aceptó. Por eso, cuando él, en paro, le pidió dinero, se lo dio. Y por eso, se quedó embarazada sin pensar en las consecuencias que tendría.

Sólo entonces se dio cuenta de su error. A los tres años de relación, se hartó. Él no quería tener al niño y ella sí.

Discutieron y, de repente, ella desapareció. O, mejor dicho, la hicieron desaparecer. Su marido, presuntamente, la mató.

El tortuoso matrimonio de Vianca y Joel

Ella, el 16 de julio e 2018, había estado en casa de sus padres cenando con Joel. Entonces, ni su madre ni su hermana habían notado nada raro, pero ella ya pensaba en dejar a su marido.

“Estoy cansada de toda esta mierda, de tener problemas aquí con Joel y con ustedes… Me voy a ir lejos”, dijo, a través de un audio de WhatsApp mandado a sus familiares. Fue la última vez que la escucharon. Un día después, la empresa de cosmética donde trabajaba alertó de que algo pasaba, de que no la localizaban. Todos le perdieron el rastro.

¿Por qué? Entonces, nadie lo sabía. Su familia pensó que, quizás agobiada por su situación, se había ido a algún lugar hasta calmarse. Sabían de su relación tortuosa con su marido. Durante tres años, había aguantado desplantes, malos tratos –según denunció su madre reiteradas veces en televisión– y escaso compromiso. Ella lo había hecho todo para que la relación funcionara. Había confiado en él y lo había mantenido –Joel no tenía trabajo–. ¡Hasta se había casado para que él pudiera obtener los papeles y quedarse en España! Pero nunca fue correspondida.

Él, según la madre de Vianca, tenía hijos y mujer en República Dominicana. Por eso, su plan pasaba por casarse con Vianca, natural de Bolivia pero en España desde pequeña, para poder traer a su familia. En definitiva, no la quería. Estaba con ella por interés y no por amor.

Por eso, Joel, cuando ella se quedó embarazada, le pidió que abortara. Pero Vianca se negó. Quería tener a su segundo hijo –ya tenía uno de seis años de una relación anterior–. Esa fue la razón del asesinato.

La versión del asesino de Vianca

Joel dijo que habían tenido un rifirrafe y que, cuando regresó a su casa, ni ella ni su maleta estaban”. Al parecer, se había ido a abortar. Esa es la excusa que, presuntamente, puso Joel.

Fue su primera mentira, a la que siguieron otras muchas. La primera –y la más importante– el decir que no sabía dónde estaba el cuerpo. “Participó en las labores de búsqueda. Mintió, mintió y mintió…»

Y, dos meses después, ya con él desaparecido, los agentes dieron con el cuerpo de Vianca: la encontraron el 11 de septiembre. Unas riadas destaparon su cuerpo en el río Congost de Granollers (Barcelona).

Desde entonces, los agentes le siguieron la pista y la pasada semana lo detuvieron como presunto autor del asesinato.

Fuente: El Español