Saltar al contenido
video de lanzacohetes ruso en Venezuela
29
May

El nuevo lanzacohetes que prueba Nicolás Maduro

Actualizado: 29/05/2019 20:25

Un video de lanzacohetes ruso en Venezuela corrió como pólvora.

El ejército de Venezuela publicó el martes un video en el que muestra el “extraordinario poder de fuego” de sus lanzacohetes BM-30 “Smerch”. Parte del extenso arsenal de fabricación rusa con el que cuenta el país ha quedado bajo la lupa a medida que la crisis política, social y económica se agudiza y crecen las tensiones regionales.

“Extraordinario poder de fuego de nuestra Artillería de Campaña”, señala la cuenta oficial del Ejército Bolivariano en Twitter. “Sistema de Lanza Cohetes Múltiple BM-30 ‘Smerch’, calibre 300. milímetros y capacidad de alcance de hasta 90 kilómetros”, describe.

En el video que acompaña la publicación pueden verse dos de estos lanzadores en una extensa planicie. En uno de ellos se ve como dispara un cohete.

Los “Smerch” (Tornado) son lanzacohetes múltiples diseñados en la década de 1980 en la desaparecida Unión Soviética. El arma militar se siguió fabricando, fueron desplegados y vendidos por la Federación Rusa en los años posteriores, aunque ahora estén a punto de ser reemplazados en su país de origen.

Estos sistemas se basan en el camión de artillería MAZ “Uragan” y un lanzador, que cuenta con la capacidad de disparar hasta 12 cohetes de 300 milímetros, cada uno de los cuales pesa unos 800 kilogramos y mide casi ocho metros.

Qué son los «Smerch», el nuevo juguete del régimen de Maduro

Diseñado principalmente para el fuego contra infantería y objetivos “blandos” (es decir sin blindaje), los cohetes disparados por los “Smerch” pueden llevar munición de racimo, de alto explosivo, fragmentaria o termobárica, distintos armamentos. Producen una enorme destrucción y terribles heridas cuando son utilizados en zonas urbanas.

Vea el video de lanzacohetes ruso en Venezuela

Esto es especialmente notable en el caso de la munición de racimo, que consiste en pequeños proyectiles liberados al explotar y que causan mutilaciones y heridas horrorosas. La Convención sobre Municiones de Racimo de 2008 la prohibió. Sin embargo grandes potencias militares como Estados Unidos, Rusia y China no la han firmado. Y tampoco Venezuela.

En teoría, los “Smerch”, que Venezuela compró en 2009 y comenzó a desplegar en 2013, pueden disparar sus 12 cohetes cargados con estas terribles ojivas en apenas 38 segundos, y la recarga tarda unos 20 minutos.

video de lanzacohetes ruso en Venezuela
Maduro presume de su lanzacohetes ruso en un video

Como otros productos de la industria bélica rusa, han sido exportados a numerosos países entre los que figuran Argelia, Armenia, China, Irak, India, Ucrania, Siria y Venezuela, entre muchos otros.

Su bautismo de fuego ocurrió precisamente en en 2014 y durante el conflicto en Ucrania. Las fuerzas de Kiev como los rebeldes pro rusos lo utilizaron. Un año después, Rusia desplegó también a los “Smerch” en Siria.

Maduro hace busca tentar al «enemigo»

La publicación realizada por el Ejército Bolivariano llega días después de que Nicolás Maduro anunciara la fabricación de una nueva sub ametralladora. Aseguró que está destinada a las milicias bolivarianas y será utilizada “en los barrios, en la calle”.

Estas repentinas demostraciones de poder militar llegan en medio de una crisis económica, social y humanitaria sin precedentes.

El conflicto político se agravó luego de que la Asamblea Nacional designara a Juan Guaidó como presidente interino de Venezuela.

Meses después, Guaidó y parte de la oposición intentaron liderar un levantamiento con facciones militares que rechazan al régimen, pero no tuvieron éxito. Desde entones Maduro ha estado reforzando a las fuerzas armadas y a las milicias leales ante la posibilidad de un nuevo intento.

La escalada de tensiones interna ha tenido efectos en países vecinos. Colombia y Brasil son los que especialmente se han manifestado. A su vez ha generado una ola de especulaciones por una posible intervención armada en el país liderada por Estados Unidos, que hasta el momento todos los actores han rechazado.

En este contexto, Rusia y China, que aún apoyan a Maduro, han aumentado la cooperación en un intento de lograr un equilibrio de fuerzas. Ese apoyo solo incrementó la tensión.

Fuente:LaPatilla