Saltar al contenido
14
Mar

Entérese de los “detallitos” que reveló Ortega Díaz

Durante una entrevista, la fiscal en el exilio Luisa Ortega Díaz, hizo importantes revelaciones al portal PanAm Post.

A continuación lea el reportaje: 

Nadie puede decir que no es valiente. El solo hecho de sentarse, en una entrevista, sin saber de qué se va a hablar, lo corrobora —tomando en cuenta, por supuesto, su perfil—. Y en el 2017, sin duda, dio uno de los golpes más letales al régimen de Nicolás Maduro.

Aunque pudo haber continuado beneficiándose del sistema, decidió desafiarlo. Desde sus entrañas, la fiscal general de la República de Venezuela, Luisa Ortega Díaz, le dijo al usurpador que era un golpista. Y eso le valió la persecución y el exilio.

Muchos la señalan, con razón. Por años vivió dentro y del sistema. Fue fiscal general de Venezuela por casi una década, tiempo durante el que, primero bajo Hugo Chávez, y luego con Maduro, se desmanteló la democracia. Se cometieron crímenes y violaciones de derechos humanos. El país se desmoronó. Y todos dicen que por qué tan tarde. Que por qué no dijo nada antes.

En un lujoso hotel del norte de Bogotá, donde ahora reside y ejerce sus funciones de fiscal general, Luisa Ortega Díaz conversó con el PanAm Post. La acompañaban dos personas, un hombre y una mujer. Alta, altiva y elegante, no borra la sonrisa de su rostro. La blande como si no tuviera nada que esconder y como si no le debiera nada a nadie.

No baja la cabeza porque tiene la certeza de que todos esos crímenes que se cometieron durante su administración no son de ella. Que ella, en todo caso, intentó pararlos y no pudo. Que estaba con las manos atadas y que, cuando no soportó, saltó del barco.

La fiscal general de Venezuela habló sobre la estrategia que debe emprender el Gobierno de Juan Guaidó para derrocar a Maduro, las denuncias en su contra y los delitos que cometió el chavismo y a los que se le vincula. Dijo que no le tiene miedo a nada y que le pide perdón a quien le haya hecho daño. “Estoy dispuesta a regresar a Venezuela y que me investiguen”, aseguró.

Como lamentablemente no tenemos tanto tiempo, quiero ir directo al grano: ¿cómo se derroca a Maduro?

Tú sabes que con el caso de Venezuela se cayeron los manuales. No hay precedentes. Venezuela vive una situación sui géneris y, en consecuencia, hay que actuar de esa misma forma.

Yo creo que es fundamental, oye esto, ¡fundamental!, para lograr la salida de Maduro, la unificación de todos los actores democráticos. No importa de qué partido político o de qué tendencia sean. Lo importante es que sea gente decente, honorable, que quiera al país y que combata esa práctica corrompida, apátrida, que ha venido teniendo un grupo liderado por Maduro. Eso es lo importante.

Hasta que no haya unificación, que se transmita al país el mensaje, o que el país se sienta representado por esos actores, no va a haber, o no estaremos en el camino para lograr la salida de Maduro.

Por eso es que Guaidó ha logrado agrupar a tanta gente. Porque el discurso de Guaidó ha sido un discurso de inclusión. De incorporación de todos los actores democráticos.

La otra tarea es tener objetivos definidos. Tener claridad hacia adónde se va. Por ejemplo, ¿qué pretendemos con cada una de las acciones que se ejecuten? Y el otro tema es desenmascarar a Maduro. Frente a todos los problemas que atraviesa Venezuela, hay que señalar que, claramente, el responsable es Maduro. Yo creo que nos ha faltado fuerza.

El problema del servicio eléctrico es responsabilidad de Maduro. De sus ministros. De todos los del régimen. La falta de alimentos, de insumos, es claro. No hay que especular en cuanto a esos aspectos. Hay que hablarle claro al venezolano, “el responsable de que esto está pasando es Nicolás Maduro por estas razones”. Entonces son una serie de acciones que hay que ejecutar, y que la ejecuten todos, desde la sinceridad. Y desde el deseo de acabar con esta tragedia para que podamos salir de él.

¿No ha quedado demasiado claro, sobre todo luego del 23 de febrero, cuando se cruzó una línea roja, que la salida de Maduro solo será por la fuerza?

Muchos actores señalan eso. Si eso ocurre el único responsable va a ser Maduro. Es quien ha cerrado todas las vías democráticas. Es el que ha cerrado todas las puertas para buscar una salida que sea menos traumática para la población. El propio Maduro es quien ha llevado el país a un enfrentamiento. Lo ha llevado a provocar salidas violentas.

Fíjate que hay un elemento que nosotros estamos analizando como Ministerio Público: Maduro no llama a la Fuerza Armada. Recientemente llamó fue a los colectivos. Él mismo reconoce públicamente que él dirige un Estado forajido. Que dirige un Estado donde no hay orden y que, ni ante un problema, llama a la fuerza pública. Es decir, Maduro se ha venido preparando para matar a la población. Maduro ha venido ejecutando un plan pensado contra la población. No solo para exterminarla, por la crisis humanitaria, sino también para asesinarla por las armas.

Fiscal, ahora hay un debate en Venezuela —que se basa sobre el hecho de que las alternativas para la salida de Maduro se están agotando—, en torno a la aplicación del artículo 187, ordinal 11. ¿Qué piensa al respecto?

Ciertamente, si nuestra Constitución consagra un artículo es porque el constituyente, cuando redactó la Constitución, vio que se podía dar cierta situación. Porque si el constituyente hubiera considerado que eso no era posible, no lo incluye dentro de la Constitución. Es decir, que esa posibilidad existe. Es cierta y es probable.

Yo lo que quiero insistir es que, de aplicarse cualquiera de estas acciones como las que establece el artículo 187, las personas que lo invoquen, primeramente, deben pensar en el país. ¿Realmente eso va a solucionar el problema de Venezuela? ¿Realmente eso es lo que quiere la población?

Yo creo que cualquier situación que lleve a más tragedia a los venezolanos sería bien doloroso para la población ya sufrida. Ya bastante sufrida y golpeada, como es la venezolana.

Fiscal, usted es valiente, usted fue muy valiente. Estuvo, en el año 2017, entre las cincuenta personas más influyentes del mundo según Bloomberg. Pero ¿por qué se apartó del chavismo?, ¿por qué lo hizo? Se estaba arriesgando y se exponía a una situación que podía evitar. Usted estaba en una posición privilegiada que pudo continuar.

Mira, ya eso venía desde años atrás. Eso no fue el 2017. Yo creo que el 2017 fue el quiebre definitivo. Fue la ruptura. Porque si te pones a ver, en el 2016 cuando el referendo revocatorio, un tribunal abrió una investigación —cuando eso no le corresponde— y Maduro pretendió que yo abriera una investigación contra la oposición.

Yo me negué. Le dije: “No, vale. Eso no procede”.

¿En el 2016?

Sí. Así mismo se lo dije: “Mira, eso no procede. Y las funciones suyas no son darme instrucciones a mí sobre qué investigaciones voy a abrir”. Creo que eso fue en septiembre de 2016. Eso ya marcó un antecedente.

Igualmente, en el 2015, ocurrieron varios hechos que me enfrentaron con Maduro. Yo le di una medida de protección a la señora Lilian Tintori, con ocasión a un evento ocurrido en Ramo Verde. Eso me enfrentó con el Gobierno y me enfrentó con las OLP.

¿Usted venía siendo incómoda para el régimen?

¡Yo venía siendo incómoda para el Gobierno! Para Maduro yo siempre fui incómoda.

¿Y nunca sintió que en algún momento, si usted no se apartaba, igual la iban a terminar sacando?

Es que yo sabía que me iban a sacar de cualquier manera. Porque Jorge Rodríguez, en el 2017, me dice que me va a dar USD 50 000 000 si yo renuncio y me voy del país.

La pregunta mía fue: “¿Y de dónde tú estás sacando esos USD 50 000 000 para dármelos a mí? Que yo sepa tú no tienes dinero para eso. ¿De dónde me lo vas a dar?”. Y yo le dije: “No, estás equivocado. En todo caso, estás equivocado”.

Ellos querían apartarme a mí. Y las presiones que yo viví desde enero de 2017 hasta que salí fueron terribles. Recordarás que a la hija de mi esposo y a su nieto los secuestraron.

Fuente: PanAm Post