Saltar al contenido
31
Mar

¡Entérese! Un nuevo escándalo arropa a la familia real británica

El príncipe Carlos está envuelto en un escándalo por la presunta acción de blanqueo de dinero a través de una fundación que él preside, según revela un informe bancario que se ha filtrado.

Esta fundación, Prince’s Charities Foundation, dirigida por el hijo de la monarca Isabel II habría recibido donaciones de una compañía que formaba parte de la conocida como Troika Laundromat, una red de empresas offshore cuyos controladores usaron para mover y blanquear miles de millones de dólares de riqueza privada desde Rusia hacia Europa y Estados Unidos.

En total, se calcula que 4.600 millones de dólares, más de 4.000 millones de euros, fueron movidos desde esta red de 70 empresas extraterritoriales con cuentas en Lituania y operadas en suelo ruso.

La relación encontrada por esta investigación entre esta organización y el Príncipe Carlos se remonta a los años 2009, 2010 y 2011. En ese periodo recibió tres transferencias de Ruben Vardanyan, un financiero armenio que era dueño del banco de inversión Troika Dialog, de donde procede la información de estas transacciones, cuyos vínculos con Putin son muy estrechos y que mantiene una buena relación con varios miembros de la familia real británica. Hace dos años fue listado como el 99º ruso más rico por la revista Forbes.

Cerca de 200.000 dólares provenientes de una compañía ficticia de las Islas Vírgenes Británicas llamada Quantus Division Ltd. se destinaron a la Prince’s Charities Foundation, que recauda fondos para el heredero al trono.

Vea también: Príncipe Carlos rechaza la ayuda de importante empresa

Desconocían el origen del dinero

El dinero se usó para rescatar Dumfries House, una casa señorial situada en la ciudad escocesa de Ayrshire que posee una colección incalculable de muebles Chippendale. En 2007, la mansión y este muestrario fueron subastados a compradores privados y fue entonces cuando el príncipe Carlos, recaudando 45 millones de libras, salvó la propiedad para que el Estado la conservase y no cayese en manos privadas.

La deuda fue tapada por diversas donaciones entre las que se encuentra otra, de millón y medio de libras, donada también por Vardanyan y que procedía de un grupo de empresarios rusos, a los que el príncipe les dio las gracias con una cena de gala en el año 2014. Las donaciones fueron, según Vardanyan, de carácter benéfico destinadas a «preservar el patrimonio arquitectónico de Inglaterra».

Esta investigación mantiene, eso sí, que no hay ninguna sugerencia de que los receptores finales de los fondos, como el Príncipe Carlos, conocieran la fuente original del dinero, ya que llegó a través de cauces imposibles de rastrear.

Fuente: ABC