Saltar al contenido
22
Mar

Entierran la Unasur de Chávez y dan vida a Prosur

Este viernes, los mandatarios de siete países de Suramérica instalaron la primera cumbre regional que da inicio al Prosur, un nuevo foro de países de la región más «light» y sin ideologías políticas que puedan afectar la colaboración.

Al foro de este viernes, que pone fin a la Unasur, asisten los presidentes de Argentina, Chile, Brasil, Colombia, Ecuador, Paraguay y Perú.

Impulsado por los presidentes de Chile, Sebastián Piñera, y de Colombia, Iván Duque, este nuevo bloque surge en medio del auge de los gobiernos conservadores de la región y la inactividad en la que entró la Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur), que nació hace más de 10 años, en plena época de oro de los gobiernos de izquierda en la región.

«Nuestra intención hoy es avanzar en la integración sudamericana», adelantó el mandatario colombiano, que este jueves realizó una visita oficial a Chile, previa a la reunión de mandatarios de este viernes, en la que se pretende crear un nuevo organismo llamado inicialmente Foro para el Progreso (Prosur).

«Es una herramienta de cooperación, de diálogo sin ideologización alguna, pensando en la defensa de la democracia, en la integración económica y en agendas compartidas con una estructura liviana sin burocracia», agregó el mandatario colombiano, tras reunirse con Piñera en el palacio de gobierno.

Vea también: Ecuador le da una patada al sueño de Hugo Chávez

Para el presidente chileno, de su lado, lo que se busca es que «América del Sur tenga un foro, una instancia donde poder juntarnos, dialogar, colaborar, compartir ideas, buscar acuerdos que nos permitan acelerar avances en tantos frentes y que nos permita que la voz de América del Sur sea escuchada con más fuerza».

Pero pese a los esfuerzos iniciales por plantearlo como un foro «sin ideologías», lo cierto es que al Prosur adhieren inicialmente la mayoría de los gobiernos conservadores de la región, unidos hoy también en sus críticas al régimen de Nicolás Maduro, al que califican de ilegítimo.

Uruguay ve con cautela la iniciativa, mientras que Bolivia sigue defendiendo la existencia de la Unasur.

A su arribo a Santiago -la tarde de este jueves- el presidente brasileño, el ultraderechista Jair Bolsonaro, dijo que intentará junto a los demás presidentes sudamericanos «sellar el final de Unasur».

Prosur: Grupo más ligero

Inicialmente, el nuevo foro ha sido planteado como una estructura más ligera, sin sede permanente ni secretariado, con una estructura similar a la exitosa experiencia a nivel comercial de la Alianza del Pacífico, integrada por Chile, México, Perú y Colombia.

El presidente de Uruguay, Tabaré Vázquez, no viajará a Santiago, y en su reemplazo envió al vicecanciller Ariel Bergamino. Evo Morales tampoco asistiría al encuentro.

Juan Guaidó, jefe del Parlamento venezolano y autoproclamado presidente encargado de Venezuela -reconocido por 50 países-, fue invitado también a la reunión, pero no iba a viajar a Santiago.

Esta iniciativa regional surge un año después de que Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Paraguay y Perú suspendieran sus actividades en la Unasur debido a la falta de consenso para nombrar a un nuevo secretario general.

Fuente: AFP / El Comercio