Saltar al contenido
11
Ene

Ese “like” que te dio tu ex tiene un significado oculto y aquí te lo decimos

Actualizado: 11/01/2019 18:43

Luego de una ruptura amorosa ocurren muchas cosas que algunas veces no esperamos y con las redes sociales pueden llegar a suceder un gran número de situaciones “misteriosas”.

Para la doctora Nancy Hegelson —terapeuta experta en relaciones amorosas y consultora del sitio Lasting Connetcions— las reconciliaciones son muy pocas veces posibles de forma sana. Cuando una de las partes quiere retomar la relación y la otra no, esta última puede detectar algunas señales de riesgo.

La especialista habla de cinco comportamientos que delatan a una ex pareja dispuesta a volver:

Demasiada interacción “discreta” en redes sociales

Cuando viene la ruptura lo más sano es dejar de ver lo que la otra persona hace por un tiempo. Aún con lo anterior, el stalkeo es una práctica común que se vuelve más grave cuando una de las partes rompe el “acuerdo silencioso” de no interacción. Hegelson lo tiene claro:

“La seducción se vuelve más paulatina, los inofensivos likes, mensajes privados y comentarios son una señal clara para llamar la atención, aún si el mensaje no es directo. Si tu ex pareja desea regresar no te lo dirá, en cambio te enviará un WhastApp tipo “mira este meme””.

Hegelson reitera que cuando la separación es reciente, los “corazoncitos”, ‘likes’ o memes de la ex pareja sólo tienen el fin de voltear la conversación casual a un “¿qué nos pasó y por qué no lo podemos arreglar?” tarde o temprano.

Publicaciones que sólo tú entiendes

Hegelson no sugiere en ningún momento pretender que la ex pareja no existe, hay quienes cortan con todo lazo y proceden a bloquear al otro en redes sociales, pero hay quienes no. Ambos son caminos válidos.

No obstante, si se elige la segunda opción debe ser con plena consciencia y con la mayor madurez posible. Si el ex está tratando de regresar, será frecuente ver posteos dedicados a canciones especiales, chistes locales y ciertas indirectas. La experta en relaciones es contundente:

“La ex pareja desea seguir en contacto, espera que en algún momento la otra parte se conmueva e inicie la reconciliación motivada por publicaciones llenas de nostalgia”.

Bromas sobre soltería

Las redes sociales son una especie de desahogo con muchos “televidentes”. Las personas quieren mostrar al mundo que “están bien”, pero a la vez desean expresar sus emociones incomprendidas.

Hegelson cita que muchos de sus pacientes —cuando son incapaces de superar a la ex pareja— le han confesado haber alardeado sobre su soltería o sobre estar nuevamente disponibles:

“Es una faceta para disimular, un esfuerzo para preservar el ego o para despertar celos de la ex pareja. Este comportamiento no es sano para nadie: es una forma de autoengaño y una medida que puede ser malinterpretada en varias formas por quienes reciben el mensaje”.

Excusas para conversar

Un punto muy relacionado con el stalkeo en redes sociales. Hegelson explica que hay un universo de posibilidades para volver a hablar cuando se supone que ya no hay nada que decir:

“Se puede preguntar por el clima, por una mascota o pedir recomendaciones casuales. En cualquier caso es un pretexto para seguir hablando y NO es normal que habiendo más personas en el mundo se acuda a la ex pareja para asesoría o pláticas casuales. Esto sólo se justifica cuando hay hijos o negocios de por medio”.

Encuentros casuales

Esto traspasa cualquier límite la mayoría de las veces. Para Hegelson no es normal encontrarse con la ex pareja en todas partes (a menos que el trabajo o la escuela mantenga unidas a las partes a pesar de la ruptura).

Tras un “encuentro casual” y un “olvidé que frecuentabas este lugar”, hay algunos tintes de acoso:

“He tenido pacientes que confiesan haber seguido a su ex para tener un encuentro planeado por el destino. Es una fantasía recurrente, pero molesta. Estos encuentros no buscan sólo saludar y ponerse al día, a mediano plazo se espera que sean habituales y la relación se retome”.

A las personas afectadas por una ex pareja insistente, Hegelson les invita a tomar el primer paso: de ser necesario hay que hablar nuevamente para dar otro fin definitivo y evadir todo contacto.

En caso de haber pensado en una reconciliación, recomienda plantear esta posibilidad con madurez y evaluar si los aspectos que llevaron al rompimiento pueden ser superados por ambas partes.

Fuente: Vix