Saltar al contenido
2
Ene

Esposa de Jair Bolsonaro sorprende durante acto de investidura (Video)

La esposa de Jair Bolsonaro siempre se ha mantenido en segundo plano durante la campaña presidencial de su esposo, sin embargo, durante su investidura se llevó toda la atención al realizar un discursos usando únicamente lenguaje de señas.

El discurso de la esposa de Jair Bolsonaro

Pero el primer gesto de Michelle Bolsonaro como primera dama fue saltarse el protocolo e intervenir en la investidura de Jair Bolsonaro incluso antes que él para dirigirse a los brasileños en lengua de signos, algo que en campaña ya había hecho. Aprendió ese lenguaje incentivada por su madrastra y todos los domingos, actúa como traductora de los cultos evangélicos de la Iglesia Batista Atitude, en la zona oeste de la capital fluminense, para fieles sordomudos.

Con pocas apariciones públicas, incluso durante la campaña electoral, Michelle de Paula Firmo Reinaldo, de 38 años, se ha mantenido alejada de la línea de frente de la política y comparte su tiempo entre el cuidado de sus dos hijas y las labores sociales que realiza en la iglesia evangélica que frecuenta.

¿Quién es Michelle Bolsonaro?

Los amigos cercanos de la familia Bolsonaro aseguran que la “humildad” y su “vocación” para “extender la mano al prójimo” siempre han formado parte del día a día de la tercera esposa del ahora jefe de Estado, quien comenzó como vendedora en un supermercado en la periferia de la capital federal Brasilia.

La esposa de Jair Bolsonaro es de cuna humilde, fue la primera de los tres hermanos en independizarse financieramente al conseguir trabajos como vendedora en un supermercado y pequeños servicios en una empresa de animación de fiestas infantiles.

Cuando tenía 27 años dio un paso adelante y logró un puesto en el Congreso como secretaria. Allí conoció en 2007 al diputado Jair Bolsonaro , 25 años mayor que ella, y quien se convertiría en su esposo.

Durante los 14 meses en los que actuó como funcionaria de la Cámara Baja, Michelle vio su sueldo triplicado, aunque, en 2008, fue exonerada de su cargo por tratarse de un caso de nepotismo en el funcionariado público.

La esposa de Bolsonaro señaló que se mantendrá a la sombra de su marido, pero buscará participar en el “mayor número posible de programas sociales”, como ya hicieron algunas de sus antecesoras como Ruth Cardoso, mujer de Fernando Henrique Cardoso; o Sarah Kubitschek, esposa de Juscelino Kubitschek, responsable del traslado de la capital federal del país de Río de Janeiro a Brasilia.

Allí, a pocos kilómetros de su antigua y humilde ciudad, Michelle Bolsonaro comienza desde este martes un nuevo capítulo en su vida como primera dama de Brasil.

Fuente: La Vanguardia