Saltar al contenido
signos vengativos
4
Mar

Conoce a los 4 signos más vengativos luego de una infidelidad

Todos actúan de manera muy diferente a una infidelidad. Por ejemplo los signos vengativos quienes no se detienen con tal de hacerle pagar a esa persona que les rompió el corazón.

Lea también: ¡Mucho cuidado! Estos 4 signos que vivirán una traición

Según el horóscopo, los signos vengativos son Leo, Géminis, Piscis y Tauro son no descansarán hasta haber saldado esa deuda con su “pareja”.

Estos son los signos más vengativos

A continuación conocerás a los signos más vengativos de todo el zodiaco.

Leo

Una de las prioridades para un nativo de Leo es su orgullo. Por tal motivo no toleran ningún tipo de mentira, menos una infidelidad. Y cuando caen en una situación como esta, lo primero que desean es una venganza. Pero cuidado, no son de demostrar rabias y mucho menos tomar decisiones drásticas. Probablemente ni siquiera te haga saber que está al tanto del engaño, ya que es parte de su plan.

Géminis

Al principio querrá dejar todo en su sitio y simplemente retirarse, pero esto no le satisface a un Géminis. A este signo le gusta escuchar muchos consejos, por lo que si el primero es de tomar venganza, no dudará en hacerlo. Sin embargo, podría sentir temor, pues lo que menos desea es rebajarse al mismo nivel. Son indecisiones, lo que le hace más impredecible.

Piscis

Los piscianos son más impulsivos ante una infidelidad y te gritará a cuatro vientos que ya prepara su venganza. Y no dudes en que lo hará, así que si decidiste engañar a un nativo de este signo, es mejor que no intentas arreglar las cosas y te vayas. No importa el escenario ni las circunstancias en apenas un par de días hará que le veas en la cama con alguien más.

Tauro

De los cuatro signos vengativos, Tauro es el que más analizador. Se dará cuenta de una infidelidad incluso antes de que se produzca, así que cuidado con lo que piensas o buscas hacer, porque podría engañarte primero. Y lo más impresionante, lo hará con argumentos en mano para contraatacar tu “inocencia”.

Fuente: Nueva Mujer