Saltar al contenido
28
Ago

¿Estrategia? El sospechoso lugar que visitaron Harry y Meghan (Fotos)

Una verdadera polémica se armó con el último viaje del príncipe Harry y Meghan Markle. Los tacharon de «derrochadores» por utilizar un jet privados durante sus vacaciones de agosto. Luego el viaje del príncipe William y su esposa Kate Middleton en un viejo económico le echó más leña al fuego.

Hay que destacar que esa tormenta se calmó ligeramente una vez aclarado que dos de los vuelos en cuestión fueron reservados por un amigo de la pareja: Elton John. Ahora, los duques de Sussex dan una prueba de que no gastan el dinero de los contribuyentes británicos en lujos innecesarios.

La salida «barata» de Harry y Meghan

Aunque los duques de Sussex optaron por no responder directamente a las críticas, ahora parecen haberse propuesto demostrar con su última salida pública que los rumores sobre su lujoso estilo de vida no son ciertos.

El pasado lunes 26 de agosto, aprovechando que se trataba de un día festivo en Reino Unido, el matrimonio acudió a un pub cercano a su nuevo hogar de Frogmore Cottage. Ahí disfrutaron de uno de los típicos asados ingleses en un menú que les costó 15 libras (18 dólares) por cabeza.

View this post on Instagram

Oooooooo new menu. For a easy read version go to www.roseandcrownwinkfield.co.uk #ascot #windsor #goodfood

A post shared by The Rose and Crown (@rosecrownwoodside) on

Dos testigos presenciales, otra pareja que acudió a comer al local, llamado The Rose & Crown, revelaron al periódico The Sun que el resto de los comensales apenas se percataron de su presencia a pesar de que iban acompañados por el pequeño Archie, que se comportó de manera ejemplar. Además estaban con dos miembros de su equipo de seguridad y por una tercera persona que se sentó a la mesa con ellos.

View this post on Instagram

#rugby #publunch

A post shared by Andy Deeley (@deeley4) on

Según ese mismo testimonio, el personal del pub -que se encuentra a diez minutos en carro del hogar de Harry y Meghan– actuó con total normalidad en torno a ellos y parecía bastante acostumbrado a su presencia, lo que revelaría que son clientes habituales del lugar.

Fuente: Vanidades