Saltar al contenido
13
Feb

Franco de Vita le da hasta con el tobo al gobierno de Italia

Actualizado: 13/02/2019 18:19

Los artistas siguen dejando en claro que la lucha de por la libertad de Venezuela le concierne a todos. Esta vez fue el cantautor ítalo-venezolano, Franco de Vita, quien se manifestó ante la «indolencia» de Italia.

Desde su cuenta de Instagram le envió un mensaje al gobierno italiano ante su posición de no reconocer a Juan Guaidó como presidente encargado de Venezuela. El gobierno italiano se pronunció este martes en forma oficial a favor de elecciones “lo más pronto posible” en el país, pero no reconoció a Guaidó como presidente interino.

“Yo le pediría al gobierno italiano que le pregunte a todos los italianos en Venezuela, hijos de italianos que están en Venezuela, si están de acuerdo con la decisión que están tomando, si están de acuerdo de no reconocer a Guaidó”, comentó el compositor de “Al norte del sur” en un video que publicó en su cuenta de Instagram esta mañana.

El cantante, quien reside en España, comentó que se pide ayuda humanitaria “porque la gente se está muriendo de hambre”.

View this post on Instagram

Gobierno Italiano, no nos puedes hacer esto! … Desliza 👉🏻 . … #Venezuela #VamosBien

A post shared by Franco De Vita (@francodevita) on

“Me extraña, porque Italia es uno de los países que más se ha beneficiado de Venezuela, entre ellos yo, mi familia; mi padre tuvo que salir de Italia porque había hambre y llegó a Venezuela y le dieron qué comer”, recordó De Vita. “Así que pienso que tiene que revisar esa decisión, tienen que buscar una manera de apoyar a Guaidó”.

De Vita pidió a los italianos “que se hagan sentir”. “Y una vez más al gobierno: no les basta ver todos los consulados llenos de venezolanos buscando pasaportes para salir del país. Se les va a llenar el país de venezolanos, de ítalos venezolanos, y vamos tener que atenderlos. Así que apoyen la causa señores. Se está pidiendo ayuda humanitaria, elecciones libres. No hay nada fuera de la constitución”, concluyó.

Fuente: El Nacional