Saltar al contenido
12
Feb

Fuerzas Kurdas dicen que dentro de poco podrían terminar con el EI

Las fuerzas aseguran que dentro de pocos días le darán fin al Estado Islámico (EI) en Siria, según comentó un portavoz de la Fuerzas de Siria Democrática (FSD), Kino Grabriel, a Efe se está produciendo un «avance continuo» de las fuerzas en Deir al Zur, uan provincia de Siria en donde aparentemente se encuentra el último reducto del EI en la ribera oriental del río Éufrates.

La zona controlada por los yihadistas, que se circunscribe a la localidad de Al Baguz y Al Baguz al Fuqani, fue hoy escenario de nuevos ataques de las FSD y de bombardeos de la coalición internacional, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

La ONG indicó que al menos 500 personas, en su mayoría niños y mujeres, salieron en las últimas veinticuatro horas de los últimos tres kilómetros cuadrados que continúan bajo el dominio del grupo radical.

El Observatorio recalcó que el EI sigue usando a civiles como «escudos humanos» para tratar de evitar nuevos bombardeos de la coalición.

El portavoz de las FSD explicó a Efe que los civiles que huyen de la zona son trasladados a «campos de desplazados temporales» establecidos por el Consejo Civil de Deir al Zur, que administra el área bajo control kurdo.

La alianza de milicias anunció el pasado sábado el comienzo de la «batalla final» contra el EI y, desde entonces, han sido evacuadas entre 15.000 y 20.000 personas de la zona de combates con «la mediación de los líderes de las tribus» de la región.

Según Gabriel, las milicias kurdas también descubrieron en los últimos días «túneles y refugios» que utilizaban los yihadistas para moverse de un lugar a otro y para «realizar contraataques» contra posiciones de las FSD.

En las últimas semanas, las milicias han tomado el control de la mayor parte del territorio situado en la orilla este del Éufrates y cercana a la frontera con Irak, con la ayuda de la coalición internacional.

La alianza reconoció este martes que llevó a cabo un ataque ayer contra una mezquita, supuestamente utilizada como «centro de mando» por el EI, en la localidad de Al Baguz al Fuqani.

El comandante general Christopher Ghika, adjunto de Estrategia e Información para la coalición, indicó en un comunicado que se efectuó un ataque «de precisión» a la mezquita, sin informar de muertos o heridos en la acción.

Ghika justificó el ataque porque, a su juicio, el templo «perdió su estatus de protegido cuando el EI optó por usarlo como un centro de mando y control».

Desde esta mezquita, según el comandante, se «dirigían ataques» y también se preparaban dispositivos explosivos improvisados que se colocaban en vehículos con los que se atacaba a la coalición.

De acuerdo con el Observatorio, al menos dieciséis civiles, entre ellos siete niños, murieron en un bombardeo de la coalición en la zona de Al Baguz, aunque sin especificar si el objetivo fue una mezquita.

Por su parte, el Gobierno sirio criticó hoy los bombardeos de la alianza capitaneada por Washington y reiteró sus peticiones al Consejo de Seguridad de la ONU para que tome medidas frente a «los crímenes y ataques» perpetrados por la misma.

El Ministerio de Exteriores sirio denunció la «reciente masacre cometida por los aviones de la coalición internacional» contra un campamento de civiles en la localidad de Baguz, donde hubo «setenta civiles muertos y heridos, incluidos niños y mujeres».

Estos ataques, añadió el departamento, se suman a «una serie de crímenes de guerra y contra la humanidad perpetrados por la coalición en contra del pueblo sirio».

El pasado mes de enero la coalición informó de que había empezado el proceso de retirada de Siria, después de que el presidente estadounidense, Donald Trump, ordenara la salida de sus tropas de este país, donde estaban destacados unos 2.000 uniformados para prestar apoyo a las FSD.

Trump anunció el 6 de febrero que la ofensiva estaba en su fase final y pronosticó que «probablemente» se podría anunciar la conquista del 100 % del territorio del califato en el plazo de una semana. EFE

Fuente: La Vanguardia