Saltar al contenido
16
Jul

Hijo de sacerdote comete el peor de los pecados

Este martes, el hijo de un sacerdote confesó un terrible pecado. Tras la muerte de Suzanne Eaton, una científica estadounidense en Creta, la policía está interrogando al sujeto de 27 años como sospechoso en el homicidio.

El sospechoso no identificado inicialmente le dijo a los detectives que no había estado en el área por más de un mes. Finalmente confesó durante el interrogatorio.

El hombre afirmó que cometió el asesinato y golpeó intencionalmente a Eaton con su auto.

Le puede interesar: ¡Castigado! Acción de sacerdote en Colombia enfurece a las redes (Video)

La muerte fue determinada como “asesinato por asfixia”, dijo la policía griega. Eaton era natural de Armonk y desde hace años vivía en Alemania, trabajando en el Instituto Max Planck, en Dresden.

La bióloga molecular de 59 años y madre de dos hijos asistía a una conferencia en el noroeste de Creta cuando desapareció el 2 de julio. Sólo ella y sus zapatos deportivos faltaban en su habitación de hotel. Mientras todas sus otras pertenencias permanecían allí, guiando a su familia y colegas a creer que había salido a correr y luego algo sucedió.

Su cuerpo fue hallado seis días después en un búnker abandonado de la Segunda Guerra Mundial.

La confesión del pecado del hijo del sacerdote

El sospechoso es un hombre de 27 años de Kissamos, una ciudad a unas 20 millas del puerto Chania, donde se alojaba Eaton. Así lo informó Eleni Papathanassiou, portavoz del departamento de policía de Creta.

El hombre fue detenido este lunes, pocos días después de que la policía obtuviera evidencia de ADN de casi una docena de personas que viven cerca.

Papathanassiou dijo que el sospechoso, cuyo padre es sacerdote, vive con su esposa y dos niños pequeños en un pueblo a 10 millas de Chania. Permanece bajo custodia policial, pero aún no había sido acusado.

Una cámara de seguridad en el área donde se encontró el cuerpo de Eaton capturó imágenes del vehículo del sospechoso, una pieza clave de evidencia que finalmente llevó a la policía hacia él.

Las autoridades griegas, junto con los voluntarios y los seres queridos de Eaton, iniciaron una búsqueda a gran escala en el área, utilizando perros y helicópteros. Su cuerpo fue encontrado el 8 de julio en un búnker con forma de cueva, construido por nazis después de que ocuparon Creta en 1941.

Fuente: Diario NY