Saltar al contenido
Foto: Archivo
12
Feb

Hungría implementará nuevo método para que familias tengan más hijos

Con la intención de reducir la dependencia de los migrantes, el presidente de Hungría, Viktor Orbán, ha decidido fomentar la natalidad reduciendo los impuestos para quienes tenga cuatro o más hijos. Orbán es conocido en Europa por sus políticas antiimigración y sus declaraciones xenófobas.

En declaraciones que recoge la CNBC, Orban explica que «cada vez hay menos y menos niños nacidos en Europa. Para Occidente, la respuesta es la inmigración. Pero no necesitamos números para cuadrar las cifras, necesitamos niños húngaros».

Para arreglar el problema, Orban ha presentado una batería de medidas destinadas al aumento de la natalidad. La más comentada es la que ofrece una exención total para toda la vida en el impuesto sobre la renta a las mujeres que tengan al menos cuatro hijos. Y no es la única: también habrá ayudas para que las familias cambien de coches y puedan comprar vehículos más grandes donde quepan los niños.

Un plan para la natalidad

Este ‘Plan de Acción de Protección a la Familia’, que el presidente húngaro ha presentado aprovechando el discurso sobre el estado de la nación, también incluye préstamos blandos para que las familias que tengan al menos dos niños puedan comprar casas. Y las mujeres menores de 40 años que se casen por primera vez también podrán tener acceso a este tipo de préstamos preferentes.

El objetivo del Gobierno húngaro es conseguir que sus ciudadanos tengan más niños, por lo que van a facilitar las cosas a las familias en todo lo que puedan. Orban asegura que invertirá en el sistema de salud y creará 21.000 nuevas plazas en guarderías. Y si los abuelos son los encargados de cuidar a los pequeños, podrán recibir una paga por su trabajo.

Para Viktor Orban, «esta es la respuesta de Hungría en lugar de la inmigración». Actualmente, la tasa de natalidad en Hungría es aún más baja que en el conjunto de la Unión Europea: hay 9,7 nacimientos por cada 1000 habitantes, algo menos de los 9,9 que tiene de media la UE. En 2017, el último año del que se tienen datos, nacieron en Hungría 94.600 niños, mientras murieron en el país 131.900 personas, lo que lleva a un crecimiento negativo de 37.000 individuos.

Fuente: El Confidencial