Saltar al contenido
2
Ene

Inmigrante termina deportado por ponerle los cuernos a su novia

Todo parecía ir viento en popa para Omar Helalat. El chico estaba a punto de graduarse con honores en Administración de Empresas por la Universidad de Albany (Nueva York), y estaba por celebrar su cumpleaños. Pero se sorprendió al ser arrestado por el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, en inglés). Un problema con su exnovia originó el incidente.

Pasó el último mes de su semestre primaveral en el centro de detención de Batavia, cerca de Buffalo (Nueva York). En diciembre, celebró su 23 cumpleaños aún tras las barras.

Helalat llegó junto a su familia desde Jordania cuando tenía sólo cuatro años; sus padres se quedaron aquí después de que expiraran sus visados de turistas, convirtiéndose en inmigrantes indocumentados. Una década después, el joven consiguió la protección del programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA), que debería evitar su deportación y permitirle estudiar y trabajar siempre y cuando no fuera detenido por cometer un crimen.

Infidelidad

Helalat llevaba un año con su novia cuando, en marzo, después de que él la engañara con otra mujer, ella le acusó de intentar estrangularla. Fue arrestado por violencia doméstica, y enviado a prisión en Albany.

Su padre acudió a pagar la fianza y sacarle de la cárcel, pero para entonces ya estaba en un centro de detención de inmigrantes: se le había revocado DACA y estaba en proceso de ser deportado.

La novia lo denuncia

Los cargos criminales fueron retirados después de que su ex novia enviara a la corte una carta en su defensa; sin la cooperación de la víctima, el caso no podía seguir adelante. Pero para Helatat ya era demasiado tarde: un juez deinmigración ordenó su deportación en octubre.

“Ojalá el Gobierno pudiera verme como persona en vez de las cosas que no son verdad sobre mí”, ha explicado desde prisión, mientras espera el resultado de su apelación, al diario The Times Union, que ha contado su historia. “Me están quitando la vida, sufro cada día”, se lamenta el joven.

Su padre, que tiene ya la residencia permanente y está a punto de convertirse en ciudadano, aplicó hace tres años para que Helalat lograra su green card, pero el proceso puede llevar más de una década. De sus tres hermanas, una tiene también DACA y está en la universidad, y las otras dos son ciudadanas estadounidenses, según el citado diario.

“Cometió un error, pero el error le ha costado muchas cosas”, explica su padre, Abdel Helatat, “sólo quiero que le dejen libre, sólo quiero que le dejen volver”.

Fuente: El Diario NY