Saltar al contenido
juez del caso de Julen
Padre de Julen
8
May

Juez del caso de Julen toma una delicada decisión (Detalles candela)

Las delicadas decisiones tomadas por el juez del caso de Julen, el niño de 2 años que cayó a un pozo el 13 de enero en Totalán (Málaga), dejan pasmados a los presuntos responsables y a muchos de los seguidores del caso. Según se conoció el  encargado de determinar las causas que rodean la muerte de Julen negó «el careo» que había solicitado el dueño de la finca con el padre del pequeño.

El letrado que representa a David Serrano, el único investigado por homicidio imprudente, solicitó el pasado abril en un escrito un careo con el padre de Julen para determinar si éste fue avisado de la existencia de las prospecciones que había en el lugar, como mantiene el dueño del terreno.

La negación del juez del caso de Julen

La magistrada, en un auto al que ha tenido acceso Efe, considera que no procede la práctica de las diligencias de investigación que pedió el propietario de la finca y afirma que dicha prueba es «innecesaria» y no pertinente.

El abogado de David Serrano pretendía con el careo demostrar que había contradicciones entre el investigado y el padre de Julen, extremo que la jueza considera improcedente ya que «no son sino las diferencias que pueden existir en todo procedimiento entre las manifestaciones y versiones de un investigado y un perjudicado».

España se estremeció con el rescate del pequeño de un pozo. Desde entonces el juez del caso de Julen trata de encontrar a un culpable.

La instructora recuerda en la resolución judicial que el investigado está asistido por los derechos que constitucionalmente le asisten, entre ellos el derecho a no declarar contra si mismo y, por consiguiente, «sus declaraciones en esta sede de instrucción deben ser valoradas sin obviar dicha perspectiva».

Sostener que las diferencias entre la versión de un investigado y un perjudicado, justifican la practica de un careo, no puede ser admitido para acordar que dicha diligencia se lleve a cabo, insiste la magistrada, ya que en toda investigación «es frecuente y habitual que surjan distintas versiones y que estas sean opuestas y contradictorias».

La defensa del dueño del terreno quería que se investigaran todas las contradicciones que hubieran podido incurrir, a su entender, tanto el padre de Julen como el pocero durante sus declaraciones ante la Guardia Civil el día que ocurrieron los hechos y posteriormente ante la instructora y que pueden perjudicar a su cliente.

Fuente: Ine