Saltar al contenido
pelea de Bolsonaro y Macron
31
Ago

¡La burla! Mire con qué salió Bolsonaro para ofender a Macron

Actualizado: 31/08/2019 11:10

Parece que la pelea de Bolsonaro y Macron no terminará pronto. Recientemente el mandatario brasileño afirmó que dejará de usar la marca de bolígrafos Bic debido a que era de origen francés.

La pelea de Bolsonaro y Macron pica y se extiende

«Un bolígrafo [de la marca brasileña] Compactor y no más Bic, funcionará», declaró el mandatario frente a su residencia oficial, al ser interrogado sobre la firma de una futura medida.

Jair Bolsonaro ya había dicho el jueves que sustituiría sus lapiceros por otros de la marca brasileña: «Ahora es Compactor porque Bic es francesa», dijo durante una transmisión en vivo por Facebook, despertando la hilaridad de los funcionarios que lo acompañaban.

Cuando AFP consultó si Bolsonaro no usará bolígrafos Bic o fue todo un comentario irónico, la Presidencia afirmó que «no comentará el asunto».

El 95% de los bolígrafos Bic que se venden en el mercado brasileño se producen en su fábrica de Manaus (Amazonas, norte), según la asesoría de prensa de Bic en Brasil.

Desde que asumió el poder en enero, el mandatario ultraderechista ha quebrado varios protocolos para mostrarse como un presidente sencillo y cercano a su electorado. El uso de los bolígrafos Bic, comunes y baratos, era citado con frecuencia por el presidente como un gesto de austeridad respecto a los gastos de sus antecesores.

La marca Bic no dio a conocer su opinión sobre los comentarios del presidente.

El inicio de la pelea entre París y Brasilia

Desde que los incendios que proliferan en la Amazonía ganaron repercusión internacional. El presidente brasileño intercambió duros comentarios con Europa y especialmente con Francia, que puso en duda su capacidad de preservar el medio ambiente en la mayor selva tropical del planeta.

Jair Bolsonaro exige que el presidente francés, Emmanuel Macron, se retracte de declaraciones en las que evocó la posible internacionalización de la Amazonía.

Fuente: El Comercio