Saltar al contenido
libertad para Lula
26
Jun

La contundente decisión de la Corte Suprema de Brasil respecto a Lula

Los planes de libertad para Lula parecen haber sido frustrados nuevamente. La Segunda Sala de la Corte Suprema de Brasil negó los dos «habeas corpus» de la defensa del expresidente. El exmandatario ha estado en prisión desde abril del 2018.

Corte Suprema niega la libertad para Lula

Aunque habían sido retirados de su agenda para este martes, la Segunda Sala acordó juzgar dos recursos que intentaban liberar al ex mandatario. Uno por supuestos vicios en el juicio de tercera instancia y otro por sospechas contra el ex juez y ahora ministro de Justicia, Sergio Moro, quien le halló culpable de corrupción.

La primera acción juzgada era una apelación contra una decisión del Supremo Tribunal de Justicia. Quienes en tercera instancia negaron a mediados del año pasado la libertad del ex mandatario.

Según cuatro de los cinco magistrados de la sala, la decisión tomada en su momento por el Supremo Tribunal de Justicia no violó el marco legal, como sostenía la defensa de Lula.

Aún así, los jueces todavía debían decidir sobre otro «habeas corpus» presentado por la defensa del ex mandatario. En el mismo se solicitaba revisar el proceso bajo la sospecha de que el entonces juez Sergio Moro había tenido un comportamiento «parcial» y ajeno al Estado de Derecho.

A mediados de año ya se habían pronunciado por negar el «habeas corpus» los jueces Carmen Lucia Antunes y Edson Fachin. Sin embargo, al ser retomada la audiencia este martes, Mendes fue favorable al recurso.

Las dudas sobre la forma en que se realizó el juicio contra Lula, a cargo del hoy ministro de Justicia, Sergio Moro, aumentaron en las últimas semanas. Todo esto cuando surgieron mensajes que el exmagistrado intercambió durante el proceso con fiscales de la operación anticorrupción Lava Jato, que llevó al exmandatario a prisión.

Los mensajes que complican el caso fueron intercambiados en la época del juicio a través de la red de mensajería Telegram. Estos pueden sugerir que Moro dirigió de alguna manera las investigaciones de los fiscales del Ministerio Público. Acto que está expresamente prohibido por la ley.

Moro ha negado con vehemencia la «autenticidad» de esos mensajes. Que fueron obtenidos por el portal The Intercept con un «hacker» anónimo, y ha afirmado que su actuación como juez estuvo fuera de toda sospecha.

Fuente: El Comercio