Saltar al contenido
11
Abr

La espeluznante carta que dejó Andrés, el joven que se suicidó en Usera

Una carta de Andrés, el joven de Ciudad de Jaen que se suicidó en Usera, ha contradicho el informe de Inspección Educativa que aseguraba que su muerte no había sido por acoso escolar. Sin embargo, en las líneas, describe el bullying que sufría a diario y que lo llevó a quitarse la vida.

En la misiva, a la que ha tenido acceso El Mundo, el joven detalló que llevaba desde 2016 planteándose quitarse la vida. “Fue un año horrible para mí. Tenía que aguantar las burlas y mofas de mis compañeros”, señala en la nota, en la que subraya que afectó a su situación académica. Los dos siguientes años hizo amigos y se mudó a Madrid.

“Cuando vine sabía que sería duro”. El menor dejó escrito que en febrero de 2019 la distancia con sus amigos y la mala relación con el padre de su novia se sumaron a la situación de acoso que vivía en el centro escolar.

“Tenía que aguantar 6 horas en las que poco a poco empezaba a tener más miedo. […] ¿En serio creiste que tus palabras no me hacían daño? ¿Que tus bromas alguna vez me gustaron? ¿Que me cogieras mis cosas y no me las devolvieras me hacía gracia?”, denunció.

Andrés dejó escrito que vivía con temor y que a veces, por las noches, no podía dormir. “Ya no me enfocaba en mis estudios por culpa de él, porque me sentía perdido”, confiesa.

Ante los insultos de su acosador, dejó de sentir “rabia” y empezó a sentir “miedo y temor”. “Ahí me di cuenta de que no tenía las mismas fuerzas que hace años. [..] Después de meditar me di cuenta de que había una sola salida para mí, una que pensé que nunca tomaría. El suicidio”.

Inspección Educativa investiga los motivos de la muerte del menor de Usera

Tras la muerte de Andrés, Inspección Educativa realizó una investigación para esclarecer los motivos que le llevaron a quitarse la vida, y que concluyó en que no existen evidencias o situaciones concluyentes de que sufriera acoso escolar e influyera en su decisión.

El documento establece que los miembros docentes ni ningún otro integrante de la comunidad educativa del Ciudad de Jaén tenía conocimiento de que el alumno podría estar sufriendo acoso. Sin embargo, recoge que el alumno se vio implicado en un “incidente aislado” en el que se le habían sustraído cinco euros y un estudiante le quitó las llaves. Andrés comunicó a su tutor que había tenido un incidente con otro chico, que tuvo lugar la semana anterior al suicido.

El departamento concluyó que el incidente no llevaba a suponer que en el contexto educativo se hubieran producido momentos de acoso que pudieran influir de “manera determinante en la trágica decisión” del menor de quitarse la vida.

Fuentes de la Consejería de Educación e Investigación han indicado a Europa Press que no conocía la existencia de la carta y que se tendrá que ver si este documento modifica en algo las conclusiones que se cerraron en la jornada de ayer.

Fuente: La Vanguardia