Saltar al contenido
14
Ago

La inesperada reacción de Nelson Bocaranda por acusaciones en su contra 

Actualizado: 14/08/2019 13:32

En días recientes Samuel Moncada acusó a Nelson Bocaranda de hacer espionaje para beneficiar a los gobiernos de Reino Unido y Estados Unidos. Esto, sin duda, provocó una inesperada reacción del periodista venezolano.  La respuesta de Nelson Bocaranda sobre espionaje no se hizo esperar.

El embajador del chavismo ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU) publicó una serie de acusaciones con documentos. En ellos presuntamente demostraba la participación del periodista Nelson Bocaranda como un espía. Lo acusa de filtrar información y colaborar con los gobiernos de Estados Unidos y Reino Unido.

Las labores del «007 Criollo», nombre con el que Bocaranda ahora se mofa de las acusaciones, incluyeron, según el chavismo, generar una matriz opinión favorable a los británicos durante la Guerra de las Malvinas, que enfrentaba a Argentina con Reino Unido; y propiciar información «confidencial» al gobierno estadounidense sobre las actividades del gobierno chavista y el estado del ejército nacional.

Estas acciones, de acuerdo con Moncada, representan un «espionaje en favor de una potencia extranjera y traición a la patria», e incluso cita el artículo 128 del Código Penal, en el que se establece que las conspiraciones contra la integridad del territorio de la patria o sus instituciones, puede ser castigado con una condena de 20 a 30 años.

Moncada basa sus acusaciones en un documento confidencial del gobierno británico, y una comunicación enviada por el embajador de Estados Unidos en Venezuela, Patrick Duddy, a Washington, publicada en WikiLeaks.

La respuesta de Nelson Bocaranda sobre espionaje

Ante estas acusaciones, Nelson Bocaranda publicó una respuesta en el portal que fundó, RunRunes. Allí expone sus explicaciones para cada caso de «espionaje» denunciado por el diplomático chavista.

En primer lugar, el periodista expone que, durante la Guerra de las Malvinas, solía viajar a Estados Unidos para encontrarse con su actual esposa. Desde Norteamérica, aprovechaba para asistir a las sesiones del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. Allí se discutían temas sobre el conflicto entre Argentina y Reino Unido.

Como corresponsal de RCTV y Radio Capital, y su relación cercana con UN Television, pudo hacer una serie de entrevistas a cancilleres y embajadores, tanto de Argentina, como del Reino Unido, además del secretario de Estado norteamericano, Alexander Haig.

Los videos resultantes fueron recopilados y colocados al aire en el programa Lo de Hoy, transmitido por RCTV, donde se procuró por enfrentar ambas versiones.

El mismo Moncada menciona en su acusación que Bocaranda invitó al embajador argentino para refutar los argumentos de los funcionarios británicos. Sin embargo, argumentó que se trataba de una estrategia para «ocultar la propaganda británica», según directrices dictadas desde la isla europea.

«Al presentar la entrevista con el canciller británico o su embajador ante la ONU, yo tenía al embajador argentino en el estudio para refutar la versión inglesa y confrontarla con la versión argentina. Periodismo limpio donde las dos partes expresaron sus puntos de vista», justifica Bocaranda.

Bocaranda se defiende

Con respecto a la segunda acusación, referente a la presunta filtración de información sensible sobre reuniones entre altos funcionarios del gobierno venezolano con grupos guerrilleros colombianos en 2009, y el estado de las fuerzas aéreas del ejército, que contaban apenas con ocho pilotos para los 20 aviones F-16 que poseía Venezuela; Bocaranda sostiene que esos datos los incluyó en sus escritos periodísticos en más de una oportunidad, por lo que eran públicos.

«Reproducen una vieja información de Wikileaks que hasta la publiqué yo mismo en mi columna Runrunes, en ese entonces en el diario El Universal y en nuestra web www.runrun.es. Igualmente, información parecida fue publicada dos años antes en 2009 en la misma columna de El Universal. Es decir que no tenía nada de secreto pues era información pública», agrega el periodista.

Bocaranda indica que los señalamientos del Gobierno tienen razón de ser, ya que ha sido un periodista incómodo para ellos durante los 20 años de chavismo. Asegura que el oficialismo «no lo perdona» por haber dado el «tubazo» de la enfermedad de Hugo Chávez. Recuerda que fue llevado a un juicio para que explicara quiénes le informaron sobre la condición del entonces presidente.

Fuente: Tal Cual Digital