Saltar al contenido
foto moretón de la reina Isabel II
1
Abr

La Reina Isabel II hace un esperado e importante anuncio

La Reina Isabel II es la única mujer autorizada en Reino Unido para conducir sin carnet, pero tras el terrible accidente que vivió su esposo, el príncipe Felipe, hace dos meses, la monarca está dispuesta a dejar de conducir en vías públicas.

Aunque la reina, quien cumplirá 93 años el próximo abril, tiene una colección de autos de lujo (que incluyen Jaguares y Land Rovers) que disfruta conducir, parece que la monarca británica decidió usar los servicios de un chofer.

De acuerdo con información publicada por The Sunday Times, que retomó Daily Mail, Isabel II acordó con su equipo de seguridad usar un chofer para sus viajes por carreteras públicas, aunque – al parecer- en caminos privados ella seguirá detrás del volante.

La medida llegó luego de que el príncipe Felipe viviera un dramático accidente vial, que terminó con su Land Rover volcada, tras ser golpeada por un automóvil marca Kia.

El accidente ocurrió el pasado 17 de enero en una carretera cercana a la residencia privada de los reyes en Sandringham, en el condado de Norfolk.

Aunque el príncipe, de 97 años, salió ileso del percance, Emma Fairweather se rompió la muñeca y expresó su deseo de que el príncipe fuera procesado si se encontraba que él había sido el causante. Otra mujer que viajaba con un bebé abordo también sufrió algunos daños.

Según los testigos, el duque de Edimburgo estaba temblando mientras pedía que lo sacaran de su vehículo. El Palacio de Buckingham declaró que el príncipe estaba consciente, “pero en shock”.

“Me sentí muy afectado después del accidente, pero también aliviado, dado que ninguna de ustedes resultó gravemente herida”, expresó el príncipe en una carta dirigida a las mujeres.

Según la versión del monarca, el sol había afectado su visión durante el incidente. Días después recibió una advertencia de la Policía, pues fue fotografiado sin traer puesto el cinturón de seguridad.

Tras el incidente, el duque renunció de manera voluntaria a su carnet de conducir tras una “cuidadosa consideración” luego de lo ocurrido.

Apenas un día después del accidente de su esposo, a la reina Isabel II se le vio conduciendo en una vía pública sin el cinturón de seguridad, pero el incidente de su cónyuge encendió las alarmas en Buckingham que derivó en la decisión de la monarca de no manejar más en vías públicas.

El monarca británico no atraviesa su mejor época en lo relacionado con la salud. Hace aproximadamente un año pasó más de diez días en el hospital por una operación de cadera y desde entonces han disminuido sus apariciones públicas.