Saltar al contenido
10
Abr

La sacan de la piscina por tener un traje de baño «muy revelador» (Foto)

Qué tan revelador tuvo que ser su traje de baño para considerarlo lo suficientemente inapropiado para pedirle que se retirara de la piscina, esto le pasó a una joven en Nueva Zelanda por tener un bikini «inadecuado».

Una mujer de Nueva Zelanda se sintió humillada después de que se le pidiera que saliera de una piscina pública porque su bikini era considerado “inadecuado”.

Yvette Harvie-Salter se estaba relajando en la piscina municipal de Albany, en Auckland el pasado sábado , cuando una gerente de servicio la sacó del agua y le pidió hablar con ella en privado.

El empleado afirmó que el bikini que llevaba Yvette era inapropiado, y aunque no había una regla que prohibiera ciertos tipos de trajes de baño, algunas personas de la piscina se quejaron.

La joven de 26 años explicó en una publicación de Facebook que había usado el mismo bikini en la misma piscina durante los últimos meses, pero de repente se le dijo que usara algo más conservador.

En declaraciones a The Sun, Yvette recordó la humillación de la que fue víctima ante tal situación:

“Me preguntó si tengo otros bikinis en casa y los tengo, pero todos son iguales. Y este es un bikini estándar que he usado en los últimos meses.

En ese momento me sentí avergonzada y expuesta. Sentí que tenía que cubrirme. Fue muy humillante”, dijo en el post.

El gerente de servicio le dijo a Yvette que tendría que cubrirse con una toalla si quería quedarse en la piscina pública. La chica estaba indignada por la situación, y argumentó que a los hombres en “pequeños Speedos” nunca se les pide que se oculten.

Según informa el mencionado periódico, la chica lucía un bikini similar al de la foto ilustrada.

La joven de 26 años y su pareja decidieron abandonar la piscina después del incidente, pero los miembros del personal no estaban de acuerdo en reembolsarles el dinero de la entrada. De hecho, cuando solicitaron la devolución el personal se rió de la petición.

El Consejo de Auckland, que dirige el centro, se disculpó y le devolvió a Yvette su dinero.

Según informa The Sun, Rob McGee, jefe del departamento de recreación activa, le ofreció una sincera disculpa en nombre de todo el equipo, incluso del gerente que tuvo esa actitud tan equivocada.

Aunque nunca le pidieron que se fuera, entendieron su decisión por lo incómoda que se pudo sentir.

“Nos pondremos en contacto directamente con la usuaria para pedirle disculpas y asegurarnos de que sepa que es bienvenida en cualquier momento”, agregó McGee.

Yvette no ha aclarado si regresará a la piscina o no.

Fuente:DiariodeNY