Saltar al contenido
24
Nov

La triste confesión de la madre de Miguel Bosé te dejará pasmado

Actualizado: 24/11/2019 15:14

La madre de Miguel Bosé, Lucía Bosé, realizó una triste confesión que hizo llorar a todos sus fanáticos. Durante un programa de televisión manifestó lo que fue perder su nacionalidad italiana.

Lucía Bosé forma parte de la televisión y la actualidad española desde hace ya muchas décadas. Su matrimonio con el torero Luis Miguel Dominguín la colocó irremediablemente en la primera línea mediática de España e incluso en el extranjero. Con él se casó y fue madre en tres ocasiones, una decisión que le hizo perder una de las cosas más valiosas de su vida: la nacionalidad italiana.

La triste confesión de la madre de Miguel Bosé

Así lo contó en la segunda entrega de la décima edición de «Ven a cenar conmigo», en la que muy emocionada reveló que para casarse con Dominguín tuvo que hacerse con la nacionalidad española y que ello le supuso perder la suya de nacimiento.

«Me hace llorar, es una espina que tengo». Ante esta inesperada confesión tanto Antonio David Flores como Cósima Ramírez intentaron animarla e inmediatamente Bosé se recuperó y juntos hicieron un brindis por Italia.

Un matrimonio malogrado

Luis Miguel Dominguín y Lucía Bosé se casaron en 1955 en Las Vegas, cuando apenas habían coincidido unos días después de que ella hubiera viajado a España para rodar «Muerte de un ciclista». No obstante, esto no fue problema para ninguno de los dos y por ello decidieron pasar por un improvisado altar en Estados Unidos. Sin embargo, ella se quedó embarazada al poco tiempo y ello les obligó a celebrar una boda ya tradicional con la que poner fin a las malas lenguas.

A este hecho es al que Lucía Bosé achaca haber perdido esa constatación de sus orígenes italianos. Observándolo desde otra perspectiva, el matrimonio no prosperó.

Para Bosé, los problemas comenzaron cuando empezaron a hablar el mismo idioma y se produjeron las primeras confrontaciones, además del número de infidelidades del torero que llevaron a afirmar a la italiana: «Yo, en cuestión de cuernos, medalla de oro».

Fuente: Bekia