Saltar al contenido
9
Feb

La triste historia de una supermodelo que terminó en las calles (Foto y Video)

Nastasia Urbano fue durante la década de los 80 toda una top model, en su momento vivió en Nueva York y engalanó las revistas más destacadas del mundo de la moda, además de volverse la imagen de marcas como Yves Saint Laurent o Revlon, sin embargo, hoy su vida es otra.

«Un día cenaba con Jack Nicholson, otro con Andy Warhol. Creo que fui la primera chica que firmó un contrato multimillonario por anunciar ropa. Me daban un millón de dólares al año por 20 días de trabajo», cuenta en una entrevista en El Periódico de Cataluña.

Ahora, a sus 57 años, su vida no se parece en nada a lo que fue: «sobrevive» en la calle, durmiendo en cajeros de Barcelona o acogida en casa de un amigo, después de haber pasado por tres desahucios.

«Estuve en fiestas con Melanie Griffith, Don Johnson, Simon y Garfunkel. Estuve a punto de ir a la boda de Madonna con Sean Penn porque estaba invitado David Keith, el de Oficial y caballero, y yo en esa época salía con él (…). Lo tenía todo, vivía como una reina», recuerda en dicha entrevista.

Su carrera como modelo empezó en Barcelona, de ahí dio el salto a Milán, Londres, París y, finalmente, se instaló en Nueva York. «Hacía todas las revistas, le encantaba a todo el mundo. Era muy camaleónica y la gente no se cansaba de mí», añade.

Sin embargo, su vida cambió radicalmente cuando conoció —en una de sus escapadas a Barcelona para visitar a sus padres— al hombre que se convirtió en su marido y padre de sus hijos. «Ahí se acabó todo, me dejó con lo puesto. Lo único bueno de esa relación han sido mis hijos, pero lo demás fue horrible. Todo lo pagaba con mi dinero. Al segundo día de conocerlo quiso que le comprara un BMW, y yo, como una tonta, le hice el cheque. Estaba enamorada». «Era muy posesivo y me anuló como persona», cuenta en otra entrevista en El País.

Así era la carrera de Nastasia Urbano.

Según Urbano, su exmarido es el culpable de su actual situación: «No sé cómo ha podido pasar todo esto, igual he firmado cosas, documentos, pero yo no recuerdo haber firmado nada. El dinero nunca ha sido mi objetivo en la vida, y cuando lo he tenido he sido generosa. Y ahora estoy así». Desde entonces, ha sobrevivido con trabajos precarios, pero eso no ha sido suficiente para evitar los tres desahucios que ha sufrido.

«Si tenía para pagar el piso no tenía para comer, o no podía pagar la luz, o no podía pagar el agua y tenía que bajar a la fuente para cogerla. He trabajado limpiando casas, cuidando niños», ha admitido.

Aunque reconoce que tiene una buena relación con su familia, ha insistido en que no quiere ser una carga para ellos. «Quiero que mis hijos me vean bien. Quiero recuperarme como persona para estar a su altura, que estén orgullosos de mí. Quiero que vivan su vida sin preocupaciones. Que no sufran más por mí. Pero tienen un padre que no es nada, y una madre que vive en la calle. Mi hija tiene ataques de ansiedad por mi culpa. Ellos ya son adultos y tienen sus vidas y hacen lo que pueden por mí, pero yo procuro no molestarlos. Quiero que me vean ubicada, trabajando y pagando mis cosas», sostiene.

Después de que su situación actual saltase a varios medios de comunicación, sus amigos más próximos han decidido ayudarle a conseguir dinero a través de una campaña creada en la web GoFundMe, donde espera poder recaudar 6.000 euros.

Este viernes, después de haber pasado el umbral de los 3.000 euros en tan solo cuatro días, Urbano se emocionaba en un vídeo de agradecimiento:

«Me habéis dado una segunda oportunidad en esta vida, estoy eternamente agradecida», ha dicho.

Fuente: 20 Minutos