Saltar al contenido
8
Feb

Lo que declaró Brasil sobre el Grupo de Contacto sobre Venezuela

Los ojos del mundo siguen sobre la salida de la crisis en la que se encuentra inmersa Venezuela, mientras algunos países apuestan por más diálogo, otros indican que ya esta opción no es viable.

El canciller de Brasil, Ernesto Araújo, consideró el viernes que el Grupo Internacional de Contacto sobre Venezuela “no es una iniciativa útil” y solo servirá para prolongar más tiempo en el poder a Nicolás Maduro.

En una rueda de prensa en Washington, Araújo consideró que ese grupo, integrado por países europeos y latinoamericanos, parte de “premisas equivocadas” al considerar que Maduro tiene la misma legitimidad que el jefe del Parlamento Juan Guaidó, que el 23 de enero se declaró presidente interino de Venezuela.

“Se parte de la premisa de igualdad entre el Gobierno legítimo de Guaidó y la dictadura de Maduro. Como ha mostrado el pasado, esa iniciativa no prosperará, solo prolongará la dictadura de Maduro y creará dudas sobre la transición”, afirmó Araújo.

“Servirá -añadió- para retrasar el proceso y, por eso, no creemos que sea una ayuda válida”.

En su primera reunión, celebrada el jueves en Montevideo, el Grupo Internacional de Contacto para Venezuela acordó enviar un misión técnica a ese país y convocar una reunión ministerial a comienzos de marzo para analizar el desarrollo del proceso.

El encuentro acabó con una declaración conjunta que fue suscrita por la Unión Europea (UE), Uruguay, Costa Rica, Ecuador, España, Italia, Portugal, Holanda, Suecia, Alemania, Francia y el Reino Unido.

No rubricaron esa declaración ni Bolivia ni México, que no forma parte del Grupo de Contacto pero sí participó de la reunión.

Brasil es uno de los países que integra el Grupo de Lima, compuesto por una docena de países del continente americano que considera roto el orden constitucional en Venezuela.

El Grupo de Lima se reunió el lunes en Ottawa (Canadá) y acordó no considerar la opción militar para forzar la salida de la Presidencia de Maduro, que tomó posesión de su cargo el 10 de enero fruto de unas elecciones celebradas en mayo y cuestionadas por parte de la comunidad internacional.

Araújo, de visita esta semana en Washington, ha conversado sobre Venezuela con miembros del Gobierno, que no ha descartado la opción militar para el país caribeño.

Preguntado sobre si ha abordado con las autoridades estadounidenses la posibilidad de la entrada de soldados en Venezuela, Araújo contestó: “No hemos tenido ninguna conversación sobre ningún tipo de opción militar, creemos que la democracia puede progresar y salir adelante”.

La mayor parte de los países del continente americano, incluidos Brasil, EEUU y Colombia, han respaldado a Guaidó como presidente interino; mientras que Maduro mantiene el respaldo de Rusia, China, Bolivia, Cuba y Nicaragua, entre otros.

Fuente: El Nuevo Herald