Saltar al contenido
15
Mar

Lo que dijo el atacante de la masacre de Nueva Zelanda te dejará pasmado

Después de la masacre de Nueva Zelanda, donde fallecieron alrededor de 49 personas que se encontraban en dos Mezquitas, Brenton Tarrant, el autor de la masacre publicó en internet un manifiesto en el que reveló las motivaciones políticas del brutal atentado.

El autor de la masacre de Nueva Zelanda nació en Australia, de 28 años, es un defensor de los principios del supremacismo blanco y europeo. Fue detenido por la Policía minutos después del ataque.

«Solo soy un hombre blanco común, de una familia normal que ha decidido tomar una postura para asegurar el futuro de su gente», dice en el texto que había sido publicado en fotos en su cuenta de Twitter, que fue luego eliminada.

El documentos se titula «El gran reemplazo. Hacia una nueva sociedad, marchamos siempre adelante». Son 74 páginas en las que describe sus ideas y sus objetivos políticos, y cuenta quién es. Comienza citando un poema de Dylan Thomas, que dice «No vayas gentilmente en esa buena noche».

El atacante de la masacre de Nueva Zelanda, afirmó que en Europa se está produciendo un «genocidio blanco», por la llegada masiva de inmigrantes musulmanes. Y que su «misión» sería contrarrestar ese proceso. Para ello, se propuso «crear una atmósfera de miedo, que incite a la violencia contra los musulmanes».

«Sí, es un ataque terrorista», dice en una parte, en relación al atentado que cometería horas después de la publicación. Desde un punto de vista ideológico, se describe como «etnonacionalista y fascista», y manifiesta su absoluta admiración por Anders Behring Brevik, el terrorista neonazi que masacró a 77 personas en 2011 en Noruega. Incluso afirma haber tenido «un breve contacto» con él, en el que le habría dado su «bendición» para cometer el ataque.

«Si hay algo que quiero que recuerden de estos escritos es que las tasas de natalidad tienen que cambiar», sostiene en otro apartado del texto, que hace alusión a que las familias musulmanas tienen, en promedio, más hijos que las cristianas en Europa.

En otro segmento del manifiesto, Tarrant se hace una autoentrevista. «¿Por qué llevaste a cabo el ataque?», se pregunta. «Principalmente —se responde— para mostrarles a los invasores que nuestras tierras no serán nunca sus tierras (…), y para reducir las tasas de inmigración a tierras europeas, intimidando y removiendo físicamente a los invasores».

Y agrega: «Para vengar a Ebba Akerlund», la niña sueca de 12 años que murió en el atentado terrorista perpetrado en Estocolmo en abril de 2017, cuando un refugiado de origen uzbeko atropelló a una multitud con un camión.

En el texto cuenta que planificó la masacre de Nueva Zelanda durante dos años, y que investigó el lugar en los tres meses previos a perpetrarlo. Además, revela que escogió las armas que utilizó con el objeto de maximizar el impacto. «Elegí armas de fuego por el efecto que tendrían en el discurso social, la cobertura mediática adicional, y el efecto que podrían tener en la política estadounidense y, por ende, en la situación política del mundo».

Otra de las preguntas que se hace a sí mismo es «¿Quién eres?». En la parte más biográfica del texto, dice haber crecido en una familia de clase obrera, de bajos ingresos, pero recalca sus orígenes europeos. «Mis padres son de estirpe escocesa, irlandesa e inglesa. Tuve una infancia regular, sin grandes problemas».

Además, se describe como una persona «privada y mayormente introvertida», que no busca fama con sus actos criminales. Dice que nunca pudo estudiar en la universidad, que trabajó algunos años y que invirtió en criptomonedas. Las ganancias las usó para viajar.

Tarrant no sólo expresó su pensamiento en el manifiesto. También lo hizo sobre sus armas, que tenían escritas unas misteriosas palabras y frases.

Las inscripciones hacen referencia a otras masacres y a viejas batallas entre cristianos y musulmanes. En los cartuchos escribió nombres como el de Luca Traini, un italiano que masacró a seis inmigrantes en la ciudad de Mascerate en 2018.

Tarrant también escribió el nombre de Sebastiano Denier, quien fue dux de Venecia y comandante de un contingente en la batalla de Lepanto, en la cual la Liga Santa de la Iglesia Católica derrotó a los turcos el 7 octubre de 1571. También está escrito el nombre de Shipka Pass, que hace alusión a una batalla a finales entre el Imperio Ruso y el Imperio Otomano.

El ataque que horroriza a Nueva Zelanda

La masacre de Nueva Zelanda se produjo a primera hora de la tarde en las dos mezquitas situadas en el centro de Christchurch, la mayor ciudad de la Isla Sur del país.

«Está claro que esto solo se puede describir como un ataque terrorista (…) Por lo que sabemos parece que estaba bien planeado», indicó la primera ministra Jacinda Ardern. «Se encontraron dos artefactos explosivos en vehículos sospechosos y fueron desactivados», añadió.

La primera ministra calificó el ataque de «extrema ideología y extrema violencia» y señaló que no tiene «precedentes» en Nueva Zelanda, un país que describió como diverso y abierto.

Las mezquitas de Christchurch estaban repletas por la sesión vespertina de oraciones, cuando comenzaron los disparos. Un portavoz de la comunidad musulmana, Mustafa Farouk, indicó que en una de las mezquitas había reunidas entre 300 y 500 personas, según Radio New Zealand.

Fuente: Infobae