Saltar al contenido
Foto: Archivo
8
Feb

Lo que quieren hacer con un migrante con cáncer en Argentina

Una mujer de nacionalidad paraguaya que lleva viviendo en Argentina desde hace más de tres décadas, recientemente recibió un notificación de expulsión por parte de la Dirección Nacional de Migraciones.

Esta decisión ha causado gran indignación por parte de algunos sectores, pues la mujer tiene cáncer en estado avanzado por lo cual actualmente se encuentra internada en un hospital de la ciudad de Buenos Aires.

De 45 años de edad, la paraguaya cumple una condena de cuatro años por narcomenudeo o comercio de drogas ilícitas a pequeña escala. Debido a su delicado estado de salud, se encontraba bajo arresto domiciliario, pues desde el 2017 sufre cáncer de mama con metástasis craneana y en la columna dorsal. Además, tiene tres hijos, dos de ellos nacidos en Argentina, lo que implica que su deportación podría significar la separación del núcleo familiar.

Con esta decisión no solo se estaría poniendo en riesgo la vida de la paciente, como lo han advertido las autoridades penitenciarias, sino que también se estarían vulnerando los derechos fundamentales de su hija menor al impedirle el acceso a una crianza acompañada, según expresa en un comunicado Ariel Cejas, procurador penitenciario adjunto.

El documento solicita la reconsideración de la orden de expulsión y advierte que “las razones humanitarias deben prevalecer por sobre el ejercicio de la política migratoria nacional”, con el fin de posibilitar la permanencia de la mujer involucrada en el país.

Según el último informe oficial relativo a la situación de los derechos humanos en las cárceles federales de Argentina, “las leyes de drogas castigan de manera desproporcionada a las mujeres en situación de especial vulnerabilidad socioeconómica, quienes ocupan los eslabones más débiles dentro de la cadena del narcotráfico”. Y añade el documento que las imputadas “encuentran en estas tareas una actividad de subsistencia”.

No sería el primer caso

Otra migrante, en este caso procedente de Perú, habría sido expulsada este lunes y separada de sus dos hijos mayores, de acuerdo al reporte de la prensa local. La madre, de 33 años, fue deportada junto con un hijo lactante, en razón de una condena que había cumplido ya en el 2014.

La mujer había enfrentado cargos por narcotráfico pero, tras obtener su libertad, estudió y trabajaba como enfermera. Sin embargo, al renovar los documentos de su residencia en Argentina, las autoridades migratorias le informaron que sería desterrada por sus antecedentes penales.

Según informa el Diario Popular, oficiales de policía se presentaron en la casa de la mujer y le pidieron que los acompañara para firmar una notificación, pero no le dieron más detalles. Ella pidió ir con su hijo menor, de dos años, dejando a los otros dos, de 5 y 14 años, en su hogar.

Posteriormente, la mujer fue trasladada a la Superintendencia de Investigaciones Federales, donde pasó una noche detenida sin agua y sin luz. Al enterarse de la situación, su abogado Juan Villanueva presentó un ‘habeas corpus’ y varios recursos más que fueron desestimados. Finalmente, la madre fue deportada junto con el niño con el que había sido arrestada.

“Lo más grave es que la sentencia fue apelada y no está firme, por ende, nunca la deberían haber expulsado”, recalcó el jurista.

Fuente: Actualidad RT