Saltar al contenido
8
Feb

Lo que reveló Mario Isea sobre su cargo en la embajada en España

Actualizado: 08/02/2019 7:40

La incertidumbre reina en las embajadas de Venezuela repartidas por el mundo y no es para menos. La crisis política en Venezuela con un presidente interino, Juan Guaidó, reconocido por la mayor parte de los países occidentales y con Nicolás Maduro resistiendo de momento en el liderazgo del país, ha trasladado la incertidumbre a las embajadas del país latinoamericano.

Guaidó ha empezado a nombrar a sus propios representantes y para España suena el nombre del diputado Ecarri Bolívar. «No hay posibilidad de nombrar a ningún embajador de parte de quien no tiene las competencias para hacerlo», explica a 20minutos el embajador de Venezuela en España, Mario Isea, en una entrevista mantenida este jueves en su despacho de la Embajada.

Tras el reconocimiento del Gobierno español a Juan Guaidó como presidente encargado, ¿en qué situación se encuentran?

Nosotros hemos señalado que el reconocimiento de una persona que se autoproclama presidente en una nación soberana en una plaza delante de un grupo de personas no tiene ninguna validez jurídica. Eso, lo sabe el Gobierno español, lo saben todos los países que están avalando esa acción. Saben que se viola la carta de la Naciones Unidas y todos los instrumentos del derecho internacional. Nosotros seguimos en ejercicio pleno de nuestras funciones.

¿Han tenido alguna conversación con el Ministerio de Exteriores?

Nosotros tenemos unas relaciones normales con las instituciones y no se han interrumpido. Hasta hace muy poco teníamos reuniones sobre el problema de las licencias de conducir, y distintos tipos de relaciones habituales.

Esperamos que el Gobierno español mantenga una tónica democrática, que vea bien los intereses de los españoles que viven en Venezuela, a los que estimamos muchísimo. Somos países hermanos y es importante que la relación garantice el bienestar máximo de los derechos humanos.

¿Cuándo fue la última vez que habló con el ministro Borrell, que usted dice tener una relación fluida con él?

La conversación entre el ministro y los embajadores no se producen todos los días. Hay situaciones, eventos. Hace poco vi algunas declaraciones del ministro Borrell que decía desconocer el nombramiento de algún embajador de un señor autoproclamado.

¿Ha hablado con él antes del reconocimiento de Guaidó o después?

No. Nuestro Gobierno se comunica con el Gobierno español. Tenemos un embajador en Caracas y yo estoy aquí. La relación gobierno-gobierno la realiza el gobierno-gobierno y la de ministros lo mismo, aunque ocasionalmente el ministro habla con los embajadores. La última vez que lo hicimos fue muy cordial. Espero que la relación siga esa tónica, porque no hay razón de que se interrumpa. Yo soy el embajador oficial, normal de la República Bolivariana de Venezuela en España, no hay otro.

¿Cuándo fue la última vez?

Creo que la última vez que hablé con él fue después del mensaje navideño del rey. Pero no me acuerdo bien.

¿Ha recibido alguna orden del Gobierno de Maduro después del reconocimiento?

Yo recibo instrucciones normales, los trámites normales de mi Gobierno. No ha cambiado nada en absoluto nuestro trabajo diario. Sigo trabajando diariamente y representando a Venezuela en España.

¿Espera una posible expulsión de su Embajada por parte de España?

El Gobierno de España es autónomo en sus decisiones. Yo creo que eso no está planteado.

¿Qué les parece un posible nombramiento por parte de Guaidó del diputado Ecarri Bolívar como embajador?

Cualquier designación de una señor que se autoproclama, irrita. Nosotros no vamos a considerarla, mucho menos rumores. A mí no me designaron en Twitter, sino con el marco de la Convención de Viena.

¿Y en caso de que se nombre oficialmente?

Nosotros somos serios en nuestra relación. Yo represento un país, no un grupito que anda por ahí haciendo cosas. Ya hemos dicho con claridad que es un golpe de Estado. No hay posibilidad de nombrar a ningún embajador por parte de quien no tiene las competencias para hacerlo. De modo que va a depender de qué hace realmente el Estado receptor. Lo dicho, esto agregaría una violación más del derecho internacional. Nosotros hemos llamado a la reflexión. Aquí lo importante es que se mire bien lo que se esté haciendo, porque es algo inaudito que, con la excusa de que hay grandes dificultades económicas en un país, se le quiera imponer un Gobierno de facto.

¿Cómo justifica el bloqueo militar a las ayudas humanitarias en Venezuela?

A Venezuela se le ha causado un grave daño con el saqueo de sus reservas de oro. Lo que hay que hacer es levantar los bloqueos y el sabotaje financiero. Es muy cínico que se nos hablen de ayuda humanitaria pagada con nuestro propio dinero y además con pequeñas cantidades, 20, 35 o 40 millones de dólares cuando se nos están congelando miles de millones de dólares. Sería como una limosna para simular que se está ayudando a un pueblo al que están haciendo daño. Es un show que se quiere montar para provocar conflicto fronterizo a través del Gobierno colombiano y el norteamericano.

¿Funciona con normalidad la Embajada y los consulados venezolanos?

Nosotros tenemos cinco consulados generales: en Madrid, Bilbao, Vigo, Tenerife y Barcelona. Los cinco están funcionando, atendiendo a los ciudadanos. La Embajada está funcionando en su horario normal. Yo estoy aquí y atendemos los trámites que normalmente atiende una Embajada, las correspondencias de las instituciones del estado receptor que es España, de las otras embajadas y de las diversas instituciones con las que nos relacionamos.

¿Cuáles son las preocupaciones de los venezolanos en España?

Los venezolanos que viven en España hacen unos trámites habituales: fe de matrimonio, pasaportes… etc. Por supuesto que todos los venezolanos tenemos que estar preocupados. Es normal que la gente busque soluciones por la situación que nos están imponiendo. Los venezolanos que llegan aquí, llegan con su pasaporte y en un avión y no en patera, o con un policía detrás. De hecho, llegan muchos que dicen solicitar asilo, pero son muy pocos, porque en Venezuela no hay una guerra.

Fuente: 20 Minutos