Saltar al contenido
13
Mar

Mujer clava 185 puñaladas a su pareja ¡Entérese lo que le hacía!

Actualizado: 13/03/2019 17:21

Una mujer cansada de ser golpeada por su pareja decidió acabar con la vida del hombre asestándole 185 puñaladas en el cuerpo, justamente cuando lo consiguió abusando sexualmente de una de sus hijas menor de edad.

El hombre de nacionalidad argentina Alberto Naiaretti, de 46 años, fue asesinado el pasado sábado por la noche en su casa en Buenos Aires a manos de su esposa, Paola Córdoba.

La mujer llamó a la policía y reconoció ser la autora del crimen, pero asegura que lo hizo en defensa propia y de sus cuatro hijos. Había presentado dos denuncias por violencia contra su marido, una en 2016 y otra en 2017. Según sus hermanas, la había obligado a prostituirse en el último año.

Según el diario argentino Clarín, los vecinos de la pareja coinciden en que Naiaretti era un hombre violento, provocador y conflictivo. “Si ella no hubiera hecho esto, hubiera muerto ella”, dice Marta Vives, una vecina de la pareja.

“Es duro, pero cuando supe que lo mataron sentí una paz y tranquilidad… porque una no podía pasar por la vereda tranquila, no sabías que podía pasar”, añade.

Paola Córdoba está detenida, acusada de “homicidio agravado por el vínculo”, un delito castigado con cadena perpetua. También su hija mayor Milagros, de 18 años, como sospecha de haber participado en el crimen. La autopsia revela que el asesinado recibió cuatro puñaladas en el corazón y en el pulmón izquierdo que le causaron la muerte.

Según el diario EL PAÍS, la relación de ambos empezó cuando ella tenía 15 años y él 23. Se fueron a vivir juntos, tuvieron cuatro hijos y comenzó la pesadilla de Córdoba. Sus hermanas cuentan que este la aisló de su familia, de sus amigos, y que la maltrataba constantemente. La hija mayor también fue víctima de sus abusos. Su padre trató de estrangularla con el cable de la plancha del pelo, según contó a sus tías. Tras las denuncias, Córdoba se marchó temporalmente de casa, pero volvió.

“La manipulaba y la hacía volver siempre. Decía incluso que él nos iba a dejar verla, que nos iba a dejar ver a los chicos. Tenía una perimetral. Habían hablado con la jueza de paz y quedaron en que iban a dividir con una pared. Ella iba a quedar con los chicos en un lado y él del otro. Esa pared la levantó mi hermana. Al otro día, él rompió la pared y volvió todo a lo mismo”, relata su hermana Gloria.

Fuente: Telemundo