Saltar al contenido
17
Mar

Pasa lo inesperado con miembro de la Asamblea Catalana

Luego de una intensa jornada las autoridades españolas liberan a liberan a Jordi Alemany, el conocido secretario nacional de la Assemblea Nacional Catalana (ANC). El joven había sido detenido pero ahora el juez de guardia de la capital española le indicado que se presente el martes ante el juzgado de instrucción número 4 de Girona.

La detención de Jordi Alemany en Madrid

Sobre Alemany pesaba una orden de detención estatal tras no presentarse a declarar al juzgado como investigado por las protestas del primer aniversario del 1-O en Girona.

Está siendo investigado por presuntos delitos de desórdenes públicos, ultraje a la bandera, daños y delito leve de lesiones por, supuestamente, formar parte del grupo de manifestantes que entraron en la delegación de la Generalitat en la ciudad gerundense y descolgar la bandera española.

Liberan a Jordi Alemany

Alemany fue detenido por la Policía Nacional el pasado 16 de marzo al mediodía, horas antes de la manifestación contra el juicio del 1-O que se hizo en la capital. Según la entidad, durante su detención ha pasado por dos comisarías y este domingo ha pasado a disposición judicial en los juzgados de la plaza de Castilla. Cuando salió, le esperaban la presidenta de la ANC, Elisenda Paluzie, y el vicepresidente de la misma entidad, Pep Cruanyes.

Jordi Alemany fue detenido por desorden público.

Fuentes policiales explicaron que la detención se produjo cuándo identificaron Alemany por haber intentado sacar una bandera y una pancarta a un participante en una contramanifestación a favor de la unidad de España en Callao. Una vez identificado, comprobaron que había un requerimiento por parte del juzgado gerundense y lo detuvieron.

Alemany es el primer investigado que fue citado por el juzgado 4 de Girona a raíz de las movilizaciones durante el aniversario del referéndum del 1 de octubre en la ciudad gerundense. Después de no presentarse a declarar, el juez ordenó que fuera arrestado y conducido al juzgado.

Fuente: La Vanguardia