Saltar al contenido
6
Oct

¡Por unos dólares! Salen horrendos detalles del asesinato de un PoliSandiego 

El pasado jueves 3 de octubre varios delincuentes ejecutaron un funcionario policial en el sector 23 de Enero de la parroquia Magdaleno, en el estado Aragua. El asesinato del PoliSandiego presuntamente ocurrió por unos dólares.

El dramático suceso se registró cerca de la 1:30 de la tarde del mencionado día. La víctima, identificada como Rafael Gil Rodríguez, recibió un disparo a la altura del cráneo.

Detalles del asesinato de PoliSandiego

El cadáver quedó inclinado hacia el espaldar de la butaca del copiloto de una camioneta Toyota, modelo Meru, de color gris, matrícula AA574NA, según la información proporcionada a los medios de comunicación social.

Vestía para el momento una camisa negra y un pantalón jean, cerca de su cuerpo, se ubicaron dos pistolas pertenecientes a la Policía local. En ese hecho resultó herido en el antebrazo el conductor de la camioneta, identificado como Jhon Jairo Arias Villas. Ambos funcionarios eran acompañados por Darwin Castillo Méndez, quien resultó ileso en la balacera.

Las redes de la muerte

De acuerdo a una publicación de un medio de la localidad, se conoció que uno de los funcionarios estaba interesado en comprar un vehículo, presumiblemente una camioneta de último modelo, y a través de las redes sociales o “redes de la muerte”, ubicó un carro.

Por medio de un contacto telefónico, el gendarme contactó al supuesto vendedor en la población de Magdaleno del municipio Zamora. Quedaron de verse en un sitio céntrico del pueblo artesanal, y una vez en la zona, el oficial no logró precisar a ese individuo e inmediatamente estableció contacto telefónico.

En medio de la conversación, el supuesto desconocido alegó que no podía verse en el sitio acordado, ya que tenía un compromiso familiar, y se fijó la cita en el cerro del 23 de Enero.

Confiando en la palabra del vendedor, los oficiales de la Policía Municipal de San Diego y un civil subieron a la comunidad, cuando sorpresivamente vieron a unos sospechosos armados.

Seguidamente los sujetos dispararon sus armamentos en repetidas ocasiones contra la Meru, y al menos la unidad recibió alrededor de 30 disparos en diferentes ángulos.

Ataque sorpesa

Ante ese ataque sorpresivo, los compradores se vieron en la obligación de retroceder violentamente la unidad y en medio de esa anormalidad, el oficial recibió un disparo en la cabeza.

Asimismo los funcionarios repelieron al ataque, suscitándose un enfrentamiento. Como se trataba de un grupo numeroso, los funcionarios emprendieron la retirada a toda velocidad.

Cuando faltaban pocos metros para llegar al arco de entrada de la población de Magdaleno, frente al Centro Comercial Artesanal, los funcionarios observaron una alcabala móvil de la Policía Nacional Bolivariana.

El conductor, detuvo su marcha, y alzando las manos se identificó como funcionario de PoliSandiego, manifestando que habían sido víctimas de ataque sorpresivo de un bando delincuencial. Al percatarse, Gil ya estaba muerto. Se observó que los cauchos traseros de la Meru fueron impactados por los proyectiles. El oficial relató que se encontraban en esa zona negociando la compra de un vehículo.

La compra se concretaría en moneda extranjera. Se conoció de manera extraoficial que los funcionarios traían consigo la bicoca de 13 mil 600 dólares en efectivo, en billetes de diferentes denominaciones.

Se dijo que Castillo Méndez traía el dinero en pequeñas paqueticos en las partes genitales. Y el cadáver del oficial fue trasladado a la Morgue de Caña de Azúcar para la autopsia de ley.

Fuente: El Siglo