Saltar al contenido
enfermedad de Angela Merkel
11
Jul

¿Qué esconde? Angela Merkel no se levantó para escuchar el himno alemán

Actualizado: 11/07/2019 14:29

Este jueves, la canciller de Alemania Angela Merkel prefirió quedarse sentada que mostrar otro episodio de temblores. Los cuales generan una ola de especulaciones en torno a una posible enfermedad en las últimas semanas.

Merkel, prefirió escuchar sentada el himno de su país en Berlín. Se trata de un inusual quiebre de protocolo para la mandataria germana.

Merkel recibió a la primera ministra de Dinamarca, Mette Frederiksen, a su llegada en coche a la Cancillería y juntas caminaron hasta las sillas colocadas frente a la orquesta, donde tomaron asiento para escuchar seguidamente los himnos danés y alemán.

Durante la posterior conferencia de prensa, se le preguntó a la canciller si había visto a un doctor, pero Merkel evitó dar detalles.

La enfermedad de Angela Merkel

«Pueden asumir que, primeramente, conozco las responsabilidades de mi puesto y que por tanto actúo en consonancia con respecto a mi salud», señaló Merkel. «Y en segundo lugar, pueden asumir que como persona, tengo un interés personal por tener buena salud y me ocupo de ello».

Frederiksen dijo por su parte que había encontrado a su par alemana «tan fuerte y competente como siempre».

Los inusuales temblores de Merkel

La canciller sufrió el miércoles un nuevo episodio de espasmos, el tercero en poco más de tres semanas, durante el recibimiento con honores militares del primer ministro finlandés, Anti Rinne.

Poco después, Merkel aclaró durante una rueda de prensa conjunta con Rinne que se encontraba «muy bien». Achacó este nuevo episodio a que todavía está procesando el que le sobrevino el 18 de junio durante el recibimiento con honores militares al presidente ucraniano, Volodímir Zelenski.

«Me encuentro muy bien. Ya dije recientemente que todavía me encuentro en una fase de procesamiento [del incidente] de los honores militares con el presidente Zelenski. Aparentemente no está finalizado del todo, pero hay progresos y tendré que vivir con ello un tiempo», dijo, según EFE, y aseguró que «no hay de qué preocuparse».

El estado de salud de Merkel, que el próximo 17 de julio cumplirá 65 años, despertó preocupación y desatado especulaciones no sólo en Alemania desde el primer episodio de espasmos, que la canciller atribuyó entonces a un supuesto problema de deshidratación.

Fuente: Infobae