Saltar al contenido
mensaje de Rafael Ramírez
13
Ene

Rafael Ramírez dejó en la calle al Gobierno y a la oposición

El exembajador de Venezuela en la ONU, Rafael Ramírez, aseguró que tras la nueva toma de posesión del presidente, Nicolás Maduro, “la situación política del país llega a una encrucijada y a un punto de inflexión definitivo para nuestro futuro”.

En este sentido, juzgó, al igual que diferentes personalidad, gremios y países del mundo, este segundo mandato del líder oficialista como “ilegitimo” al no haber tenido “garantias para el derecho al voto directo y secreto”.

“No se garantizó el derecho al voto directo y secreto, con un sistema electoral vulnerado y sin garantías políticas para que los ciudadanos pudiesen ejercer el voto libremente, sino que además se inhabilitaron partidos, se encarceló e inició una persecución contra precandidatos o potenciales candidatos a la presidencia, entre ellos, este servidor”, denunció, durante su columna semanal en Aporrea.

Además, aseveró que Maduro “ha incumplido con su obligación de procurar la garantía de los derechos y libertades de los venezolanos y venezolanas, así como, la independencia, integridad, soberanía del territorio y defensa de la República”.

No obstante, también rechazó las recientes acciones promovidas por el parlamento venezolano, a quienes criticó por “auto proclarar a un presidente” tras recibir una sentencia emitida por el “Tribunal Supremo de Justicia con sede en el Exterior” que a su juicio, no cumplen con las leyes de la constitución.

“La Asamblea Nacional, aunque con legitimidad de origen, se ha deslegitimado al desviarse de sus funciones y atribuciones claramente establecidas en el artículo 187 de la Constitución y, en vez de “legislar y controlar”, se ha dedicado, desde su inicio, a intentar sustituir al gobierno”, resaltó.

Por lo cual en esta oportunidad, juzgó tanto al Gobierno como a los dirigentes opositores, de pretender “llevarse al país por el medio con el objetivo de aferrarse en el poder, o hacerse con él”.

“Lo más peligroso es que, cualquiera de los grupos en conflicto por hacerse o mantenerse en el poder, están dispuestos, no sólo a seguir hundiendo al país en el caos y destruyendo las posibilidades de superar los tremendos desafíos de gobernabilidad y sostenibilidad que tenemos, sino que ahora asoman, de manera irresponsable, la posibilidad de un conflicto armado o militar de proporciones impredecibles”, lamentó.

Fuente: Sumarium