Saltar al contenido
6
Feb

¡Recuperado! Así apareció el botín de las joyas de la Corona sueca (Fotos)

Actualizado: 06/02/2019 14:10

Tras meses de búsqueda, la policía sueca informó que habían recuperado el valioso botín del robo de película -a plena luz y en lancha- del verano pasado.

Aquellos días las cámaras de seguridad de la catedral de Strängnäs, en Suecia, registraron a dos personas saliendo de la iglesia un luminoso mediodía. Visitantes que en realidad eran dos ladrones que acababan de robar joyas de la monarquía sueca del siglo XVII, incluidas dos coronas históricas del rey Carlos IX y la reina Cristina. Los sospechosos huyeron en bicicleta para saltar finalmente a una lancha con la que cruzaron el lago Mälaren, el tercero más grande del país.

La trepidante búsqueda policial que irrumpió, por mar y aire, en la calma chica estival ha concluido ahora, seis meses después, con final feliz: “Todo indica que las insignias reales funerarias de Carlos IX y Cristina de Sueca han sido encontradas en el área de Estocolmo, pero la policía trabaja de forma intensiva para confirmarlo al cien por cien”, anuncia un comunicado difundido por las autoridades. Según el diario Aftonbladet, las dos coronas y el orbe de oro (un globo terráqueo rematado con una cruz que ha sido símbolo de autoridad de monarcas y emperadores a través de los tiempos al igual que el cetro y la corona) fueron encontrados en un contenedor de basura, aunque este término las autoridades suecas no lo han confirmado.

La policía informó de que la investigación se ha concentrado en un grupo criminal de la capital sueca y que siguen buscando a más delincuentes que podrían haber participado en el robo, además del joven de 22 años que está siendo juzgado desde la semana pasada por un tribunal de Eskilstuna. El anuncio del hallazgo de las joyas provocó hoy la suspensión de la última vista del caso, mientras se reabre la investigación contra el acusado, que se declara inocente, a pesar de que pruebas técnicas lo conectan con el lugar del robo.

La policía indicó que era casi imposible dar salida a este tipo de joyas

Las dos coronas forman parte del atuendo funerario del rey Carlos IX, muerto en 1611, y su mujer, la reina Cristina, que falleció catorce años más tarde, y se encontraban en un expositor de la catedral protegido con sistema de seguridad y alarma antirrobo. Ambas son de oro, aunque la de él es de mayor tamaño y cuenta con adornos en plata, además de joyas y perlas. Junto a la vitrina donde se exhibían, se encontraron estelas de la corona de Carlos IX, que se cree ha resultado dañada. Según declaraciones de la oficial de policía y coordinadora nacional de los crímenes contra el patrimonio cultural, Maria Ellior, realizadas tras el robo, es “extremadamente difícil” dar salida a este tipo de piezas.

Se encuentra en las hemerotecas otro robo de similares características que ocurrió hace seis años en Västeras, de donde fueron sustraídas una corona y un cetro del atuendo funerario del rey Johan III. Estos dos objetos aparecieron días después en unas bolsas de basura en el margen de una autopista tras un chivatazo a la policía.

En el pasado se había dado un robo similar

Fuente: Hola