Saltar al contenido
ultimas palabras de adolf hitler
Un piloto alemán escribió en su diario las últimas palabras de Adolf Hitler
4
Abr

¡Revelación! Las últimas palabras de Adolf Hitler

Más de siete décadas después de su muerte, se revelan las últimas palabras del genocida alemán Adolf Hitler. Lo último que dijo Hitler fue presuntamente descubierto en el diario íntimo de un piloto nazi.

El diario del teniente general Hans Baur, quien formó parte del círculo de confianza de Hitler, contiene una descripción de sus momentos finales, el 30 de abril de 1945, en un búnker subterráneo de Berlín.

El aviador escribió que el líder nazi le dijo «hoy le pongo fin» antes de suicidarse junto a su esposa Eva Braun. La historia fue revelada en la reedición de un libro de memorias titulado Yo era el piloto de Hitler.

«Hitler se me acercó y me tomó las dos manos», recordó Baur, quien murió en 1993 a la edad de 96 años. «Baur, quiero despedirme de ti. Ha llegado el momento. Mis generales me han traicionado; mis soldados no quieren seguir, y yo no puedo seguir».

«Traté de convencerlo de que todavía había aviones disponibles y de que podía llevarlo lejos, a Japón, a la Argentina o con uno de los jeques, que eran todos muy amistosos con él debido a su actitud hacia los judíos», contó el piloto. «La guerra terminará con la caída de Berlín. Y yo estoy de pie o caigo con Berlín», le contestó Hitler.

LEE: Las últimas predicciones de Deseret Tavares te dejarán asombrado (Video)

Las últimas palabras de Adolf Hitler antes de morir

Aparentemente las últimas palabras de Adolf Hitler antes de morir fueron: «Un hombre debe reunir el coraje suficiente para enfrentar las consecuencias y, por lo tanto, lo estoy terminando ahora. Sé que mañana millones de personas me maldecirán, eso es el destino. Pero los rusos saben perfectamente que estoy aquí en este búnker, y me temo que usarán bombas de gas. Aquí hay extractores de gas, lo sé, pero ¿puedes confiar en ellos? En cualquier caso, yo no confío y lo voy a terminar hoy».

Se dijo entonces que el líder nazi le ofreció a Baur una valiosa pintura como regalo por sus doce años de servicio. Y, cuando Hitler murió, Baur intentó escapar y recibió un disparo que le generó la amputación de una pierna. Luego pasó diez años en una prisión soviética donde fue torturado para que diera información sobre Hitler.

Baur, quien sobrevivió a la Primera Guerra Mundial como aviador y se convirtió en uno de los primeros pilotos de la aerolínea alemana Lufthansa, transportó a algunos de los ministros de mayor rango del Tercer Reich y al dictador italiano Benito Mussolini.

Fuente: Infobae