Saltar al contenido
intervención de Estados Unidos en Venezuela
2
Jun

Revelan los verdaderos planes de EEUU para Venezuela 

Aunque muchos esperan una intervención de Estados Unidos en Venezuela, la realidad es otra. Bruce Bueno de Mesquita, politólogo y autor del libro «El manual del dictador», aseguró que Estados Unidos no está realmente interesado en solucionar la crisis que vive Venezuela.

En una entrevista para VOA, el politólogo explicó las consecuencias de una intervención en el país, así como también, la situación en la que se encuentran el oficialismo y la oposición.

Lea también: Lo que se habla en la Casa Blanca sobre «intervención» en Venezuela

Afirmó que Rusia está más comprometida en defender a Nicolás Maduro, por lo que ha enviado cuerpos militares al país y ha realizado diversas inversiones. A diferencia del interés que tiene Estados Unidos y la Organización de Estados Americanos en buscar una solución a la crisis del país, que solo han ofrecido discursos y no acciones concretas.

intervención de Estados Unidos en Venezuela
Bruce Bueno de Mesquita, politólogo y autor del libro «El manual del dictador», habla sobre la situación de Venezuela.

Sobre la intervención de Estados Unidos en Venezuela

El politólogo aseguró que la intervención extranjera no es la solución a la crisis política del país, porque sería difícil hacer una transición a un gobierno democrático y afectaría a muchos venezolanos, no solo al régimen.

Señaló también que las acciones de Juan Guaidó son desesperadas a pesar de presidir la Asamblea Nacional, ente escogido democráticamente por los venezolanos. A diferencia de la Asamblea Nacional Constituyente, la cual no tuvo nada que ver con la decisión de las personas.

Bueno de Mesquita indicó que Guaidó dio un golpe legislativo al juramentarse como presidente interino. Esto debido a que Nicolás Maduro ya no representa los intereses de la población.

El politólogo consideró que la Constitución venezolana ya no es legítima porque ya no hay poderes descentralizados. Además, creer que la política ya no está determinada por las personas.

Fuente: El Nacional