Saltar al contenido
limpieza con un huevo
1
Sep

Sencilla limpieza con huevo que te ayudará a purificarte

Actualizado: 01/09/2019 11:32

Una limpieza con un huevo puede beneficiarte de muchas maneras, pues es capaz de eliminar todas esas malas vibras a las que te expones diariamente y muchas veces sin saber.

La limpieza con un huevo para eliminar las malas vibras

De acuerdo a los expertos, este tipo de limpieza es de las más importantes y efectivas. Se dice que esta práctica se realiza desde hace miles de años, desde los llamados magos hasta los chamanes.

En la actualidad, quien utiliza la magia blanca, sabe que el huevo representa un medio extraordinario capaz de eliminar males incluso hechos por la magia negra.

Otra de las cosas que hace esta limpia es que es capaz de aliviar dolores de cabeza, el mal de ojo, las envidias y si andas con un nivel bajo de energía, este te la recupera de inmediato.

Necesitarás:

  • Un huevo
  • Un vaso con agua
  • Una pizca de sal

Cómo realizarla

No está demás recordarte que la limpia te ayuda a recuperar cosas como dinero y empleos, ayuda a acercar a personas y a salir adelante en tus proyectos. A pesar de su sencillez es bastante efectiva, solo debes seguir los siguientes pasos:

  • Pasa el huevo desde la cabeza hasta los pies, empieza con dar pequeños círculos en la cabeza, te vas poco a poco hasta que llegas a los pies
  • Una vez que terminas, quiebras y hechas el contenido del huevo al vaso con agua y le pones una pizca de sal.
  • Lo dejas un momento y lo tiras por el inodoro.

Así lo repites cada día por siete días. Cabe destacar que este procedimiento puede hacerse cualquier día de la semana.

Las limpiezas espirituales con huevo tienden a ser efectivas.

Oración de despojo

“Solicito al señor todopoderoso, mediante la acción del Arcángel Miguel, que se elimine toda negatividad de mi interior, que se abran mis caminos, que las malas energías se despojen en este huevo y todos los malos deseos, envidias y ataques energéticos desparezcan. Así como las ataduras, obstáculos y amarraduras, que así sea, en el nombre del todopoderoso, AMÉN.”

Fuente: En Pareja