Saltar al contenido
7
Feb

«Si EE.UU. no tiene más remedio que intervenir, va a intervenir»

Actualizado: 07/02/2019 10:51

Dos panoramas trágicos le esperan a Venezuela que vive la peor crisis política de los últimos tiempos, cuando además Estados Unidos ha decidido ejercer presión para que el Gobierno de Nicolás Maduro caiga.

Así lo ve el expresidente uruguayo José «Pepe» Mujica, quien cree que la crisis de Venezuela plantea una disyuntiva dramática: «paz o guerra».

Afirma que la fórmula para evitar el camino de las armas pasa por elecciones generales en el país, con un fuerte monitoreo internacional que garantice la participación de todas las corrientes políticas.

Según Mujica, Estados Unidos está dispuesto a intervenir en Venezuela en el marco de su pulso geopolítico con China y para impedir que el gigante asiático controle el petróleo del país sudamericano.

Aunque el exguerrillero tupamaro mantuvo una relación estrecha con el fallecido líder venezolano Hugo Chávez, evita posicionarse detrás del sucesor de éste, Nicolás Maduro.

De hecho, Mujica habla del «régimen venezolano» y admite que la crisis en ese país ha perjudicado a la izquierda latinoamericana.

También evita juzgar intenciones del líder opositor Juan Guaidó, quien encabeza la Asamblea Nacional y se proclamó presidente interino venezolano con el reconocimiento de EE.UU., Canadá, varios países latinoamericanos y europeos.

Sin embargo, Mujica desliza una referencia a un fallido intento de golpe de estado de Adolf Hitler en la Alemania de 1923: «No recuerdo gobiernos que se hayan autoproclamado (…). Me acuerdo de una cervecería en Múnich donde alguien tiró un tiro y se autoproclamó».

Mujica quien plantea que en Venezuela deben hacerse elecciones generales justifica su postura: «Estoy convencido, y tengo elementos, de que en última instancia si EE.UU. no tiene más remedio que intervenir, va a intervenir. El tema central para mí es evitar la guerra. Porque sabía cuál era el eje de la política norteamericana frente a Venezuela en tiempos de Obama: apostaban a que se desgastara solo. Pero la política actual ha cambiado. Han decidido frenar el desarrollo de China; esto hay que verlo geopolíticamente en el contexto», explicó.

Asegura que la posición intervencionista actual de EE.UU. puede desatar un final trágico: «Si el gran imperio no va a aceptar de brazos cruzados que el petróleo venezolano quede administrado por China, estamos frente a una eventualidad de guerra».

Fuente: BBC Mundo