Saltar al contenido
18
Ene

Sophie Turner reveló secretos desagradables de ‘Game of Thrones’

Sophie Turner de «Game of Thrones» reveló qué fue lo más desagradable de grabar la serie. Los protagonistas de la exitosa serie de HBO tenían fuertes exigencias por parte de los productores.

Sophie Tuner reveló en una nueva entrevista que durante la grabación de Game of Thrones no podía lavarse el cabello. La actriz de 22 años, conocida por su melena rubia, dijo que para lograr la imagen deseada para su personaje de Sansa Stark, los productores de la exitosa serie de HBO le exigían mantener el pelo sucio.

«En las primeras temporadas me podía lavar el cabello porque era una joven de la aristocracia. Cerca de la quinta temporada empezaron a pedirme que no lo hiciera más y era realmente desagradable y así fue durante años», confesó la estrella en una entrevista con InStyle y añadió que otros actores de la serie también tenían que cumplir con este mandato.

Sophie Turner reveló que no se podía lavar el cabello durante la filmación de Game of Thrones.

«Ahora uso una peluca, así que me lo puedo lavar cuando quiero, eso está bueno. Pero durante un par de años vivía con el cabello sucio», aseguró la prometida del cantante Joe Jonas.

 

Los peinados de Sansa Stark.

«¡Me picaba mucho! También teníamos máquinas de nieve, entonces las partículas de la nieve se quedaban pegadas por la grasa del pelo. Realmente desagradable», agregó la intérprete.

Turner explicó también que tanto ella como sus compañeros de elenco tenían que someterse a largas horas de maquillaje y peinado para lograr las caracterizaciones deseadas. «Las personas que usaban peluca eran las que más tiempo demoraban», afirmó y añadió que «Emilia Clarke tenía la rutina más intensa de todos. Tenía que usar una calva artificial, la peluca y después le hacían un elaborado peinado… hasta que se tiñó el pelo de rubia!»

Fuera de cámara, Kit Harington es quien más se preocupa por su peinado. «Antes de una alfombra roja siempre lo veíamos arreglándose los rulos para que estuvieran perfectos. Siempre nos burlábamos de él por eso», bromeó la estrella de la serie de fantasía medieval.

Emilia Clarke en Game of Thrones.

En cuanto a la octava y última temporada de la serie, Turner dijo que está ansiosa de que los fanáticos vean la transformaciones de sus imágenes en la pantalla.

«El pelo de Sansa fue cambiando cada temporada dependiendo de quién la influenciaba. En los primeros episodios pertenecía a las casas del Norte en Invernalia y al igual que su madre usaba una sola trenza. Después pasó al Desembarco del Rey y su cabello era un imponente halo, muy similar al de la reina. Con «Meñique», se tiñe el pelo de negro y se viste toda de ese color. Después regresó a Invernalia y al peinado que tenía su madre», continuó Turner. «Ella creó su propia identidad en la séptima temporada y así continúa en la octava. Ella eligió cómo quiere que sea su cabello y finalmente es una líder que influye a otros en vez de seguir a los demás».

Fuente: Infobae