Saltar al contenido
12
Nov

¡Tensión! Lo que dijo la madre de Diana Quer al Chicle dejó frío a todo el juzgado

Actualizado: 12/11/2019 14:45

La madre de Diana Quer, Diana López-Pinel, llegó al juicio del asesino confeso de su hija, José Enrique Abuín, ‘El Chicle’. Allí la mujer no pudo contener su llanto y lanzó duras palabras contra el acusado.

La llegada de la madre de Diana Quer al juicio del Chicle

Diana López llegó a los juzgados de Santiago de Compostela. Dijo que llegaba al juicio en blanco, «sin ninguna información», sin haber leído una sola línea del sumario. Por eso, abandonó el edificio minutos después de entrar en los juzgados. Decidió desaparecer, pero regresó dos horas y media después para escuchar las palabras del asesino confeso de su hija. Lo vería durante las preguntas de los letrados de las partes, y además  prestaría ella misma declaración como testigo.

Rompió a llorar cuando llegó su turno, a los diez minutos escasos de sentarse en la silla, situada el centro de la sala. Dejó en el suelo, junto a ella, el bolso, y empezó a declarar. La fiscal, Cristina Margalet, le preguntaba en ese momento que cómo era su hija. También por el camino que llevaba a la casa, donde fue secuestrada y asesinada por ‘El Chicle’, un sendero que tanto ella como el resto de la familia tomaba de forma habitual. Ahí se quebró por la mitad y arremetió contra el acusado.

Las declaraciones de Diana López-Pinel

¿Cómo era el carácter de su hija?

-Era tremendamente bondadosa, buena… (sollozos) Era un ángel, un ser muy frágil. Era un ángel. Era muy miedosa. No podía ni ver películas de terror.

-¿Era una chica fuerte?

-Siempre fue muy frágil, nació muy prematura…

En medio del silencio, Diana se giró en ese instante hacia la izquierda, donde estaban sentadas las partes, y también el asesino confeso, para mirarle, y dirigirse directamente hacia ‘El Chicle’.

-Lo sabrá su asesino, digo yo. ¿Verdad, ‘chiquilín’?.

El juez la interrumpió en ese mismo momento: «Señora, no vuelva a hacer eso o tendré que echarla de la sala».

El relato del Chicle en el juzgado

Una hora se prolongó la declaración de José Enrique Abuín Gey. Comenzó a las doce y media de la mañana, con los padres de Diana Quer sentados cada uno en un extremo de la sala.

Ambos escucharon el susurro con el que ‘El Chicle’ relató su versión de los hechos. Contó su salida a buscar gasoil, su encuentro fortuito con la joven, el ataque, el crimen. Y finalmente, el ocultamiento del cadáver. Una voz ronca y arrastrada, que sonó como frotar una lija contra el suelo.

-«Creí que me iba a delatar -dijo Abuín-. Yo no podía cometer delitos o entraría en prisión. Estaba pendiente de una sentencia por drogas, con la condena suspendida. Me fui hacia ella y la agarré con la mano derecha por el cuello. Luego le sostuve la cabeza con la izquierda, por detrás, de la cabeza, y apreté. Se fue al suelo y se quedó con los ojos abiertos. Vi que no se movía, que estaba parada. Le pegué en la cara dos o tres palmadas. Estaba muerta. Me asusté».

Fuente: El Español