Saltar al contenido
17
Ene

Teorías sobre el autor intelectual del atentado en Bogotá

¿Quién lo planeó? ¿Por qué en la Escuela General Santander? ¿Habrá más atentados? Todos estas dudas empiezan a llenar la cabeza de los colombianos luego de que un carro bomba estallara dentro de la escuela de cadetes en Bogotá. Al momento fue identificado el autor material del siniestro, pero de momento fuentes de alto nivel confirman que la investigación parte con tres hipótesis para dar con los posibles autores intelectuales.

Hay que recordar que el coche bomba se estrelló contra un alojamiento femenino de cadetes dentro de la Escuela General Santander a las 9.30 de la mañana de este 17 de enero. La camioneta estaba cargada con 80 kilos de pentolita y la onda expansiva provocó 10 muertos, 54 heridos e importantes daños materiales a la zona.

Los Úsuga

La primera, apunta al ‘clan Úsuga’ y su jefe, ‘Otoniel’, que en varias oportunidades intentó utilizar el terrorismo para presionar una salida política a su situación.

En cuanto a la banda de ‘Otoniel’, se investigaron informes según los cuales buscó contratar a explosivistas de las antiguas FARC, pero no hay indicios de que esos planes se hubieran concretado. Aún así, las autoridades dicen que su grupo criminal sigue teniendo los recursos necesarios para contratar los servicios de otras redes criminales.

Foto: El Tiempo

Las FARC

La segunda pone como cabeza del horrible suceso a las disidencias de las Fuerzas Armadas Revolucionaras de Colombia (FARC). En este punto las autoridades se mantienen en alerta por eventuales retaliaciones tras la caída de alias ‘Guacho’, pero los expertos no ven en esos grupos la capacidad para llevar a cabo golpes en las grandes ciudades.

Alias Guacho fue abatido en un operativo militar.

Investigación en curso

La última, y más sonada, apunta a las milicias del Ejercito de Liberación Nacional (ELN), que en Bogotá volaron un baño de mujeres del Centro Comercial Andino en junio del 2017 y también fueron responsables del ataque con bomba que mató a un policía del Esmad en febrero del mismo año.

Los antecedentes recientes en Bogotá y otras capitales, como el 27 de enero del año pasado una bomba mató a 5 policías y dejó más de 40 heridos en Barranquilla, ponen a las milicias del ELN en la cabeza de la lista de posibles responsables.

La guerrilla del ELN reactivó sus acciones terroristas tras los fallidos diálogos con el pasado gobierno y la indefinición sobre la suerte del proceso de paz con la administración Duque. El derribamiento de un helicóptero civil la semana pasada, para robar el dinero que se transportaba en él, y el secuestro de sus tres ocupantes, son muestra de ello.

Foto: El Tiempo

En Bogotá, el ELN sigue teniendo redes de milicianos infiltrados en varias instituciones de educación, y a pesar de las capturas de señalados miembros de redes como ‘Llamarada’ las fuentes señalan que el riesgo se mantiene. Esas estructuras, fuertemente politizadas, tienen entrenamiento en explosivos y fueron las responsables de los ataques en el Andino y en Barranquilla.

Por el momento, de nuevo, no hay ningún señalamiento concreto hacia esas milicias y el ELN. Pero en caso de que esa situación llegara a cambiar se prevé una consecuencia inmediata: el virtual entierro de cualquier posibilidad de negociación con esa guerrilla, con la que el proceso de paz atraviesa, desde hace meses, un momento crítico.

Fuente: El Comercio