Saltar al contenido
19
Abr

Una pareja de ancianos se quitan la vida «por amor»

El amor los unió en vida y también los llevó a la muerte. Una pareja de ancianos se suicidó luego de que uno de ellos fuera diagnosticado con cáncer terminal.

Howard, de 80 años de edad, y Jacqueline Titterton, de 78, de edad llegaron a un pacto de suicidio porque no querían vivir uno sin el otro.

La pareja, que no tiene hijos, fue encontrada muerta en su hogar en St. Asaph, en Gales en el Reino Unido.

Como informó North Wales Live, el forense asistente de North Wales East y Central, David Pojur, confirmó el suicidio en la investigación.

Despedida de la pareja de ancianos

La pareja dejó varias cartas firmadas conjuntamente para sus amigos. La policía y su abogado tuvieron acceso a ellas. Habían escrito que ninguno de ellos deseaba vivir sin el otro.

Se llevó a cabo una investigación en la que, principalmente, se descubrió el infinito amor que se profesaban. La pareja enfatizó en sus cartas que habían disfrutado de “una gran vida”, y agregaron que llegaron al acuerdo voluntariamente y sin presionar al otro.

También adjuntaron notas sobre sus posesiones que indicaban quién debería recibirlos.

Al planear sus muertes, la pareja dejó una llave de su casa con sus vecinos para que la policía pudiera entrar sin problemas.

Su vecino de al lado, el concejal del condado Andrew Thomas, dijo en un comunicado que la pareja había entregado una carta a través de su puerta que contenía una nota y $650 dólares (£500).

El Sr. Thomas describió al Sr. Titterton como frágil en los días previos a su muerte, pero agregó que parecía ” estar bien”.

No podía vivir el uno sin el otro

Después de que se le diagnosticara el cáncer terminal, el hombre recibía cuidados paliativos en el hogar de parte de su esposa, una ex enfermera.

La esposa del consejero, Susan Thomas, describió a la pareja como “gente encantadora”, y agregó que la tragedia había sido una sorpresa.

Haciendo recapitulación de los hechos, sí recuerda que le pareció extraño que el día anterior a su muerte la Sra. Titterton le dio un boleto para aparcar y viajar a una ciudad cercana. Le dijo que ya nunca lo usaría.

A los Titterton les gustaba viajar, los cruceros, la música y la fotografía, según señalan los amigos que recibieron una carta de despedida, según informa el medio mencionado.

 

Fuente: DiarioNY